•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua se ha convertido en parte de la agenda electoral venezolana. Desde el presidente Daniel Ortega hasta el aspirante a ocupar el Palacio de Miraflores por la oposición, Henrique Capriles Radonski, se han encargado de que este país centroamericano sea, de cierto modo, un punto de controversia, primero por los deseos de Ortega porque los electores venezolanos voten a favor de la reelección de Hugo Chávez y, segundo, por Capriles criticando la multimillonaria ayuda que su país brinda a Nicaragua de manera discrecional.

“En esas elecciones donde, estamos seguros, el pueblo venezolano estará votando una vez más por la revolución, por el socialismo, por un futuro de paz y estabilidad, estará votando por nuestro hermano el comandante presidente Hugo Chávez Frías”, afirmó Ortega recientemente.

Por su parte, el candidato opositor venezolano Henrique Capriles, señaló: “Si duplicamos la producción, triplicaremos los ingresos. Si tenemos más ingresos podemos invertir más en mejorar la vida de los venezolanos”. Y prosiguió diciendo: “Esto significaría 164 mil millones de dólares. ¿Todos estos recursos a dónde van a ir; a comprar tanques de guerra? No, mi hermano. ¿A asfaltar las calles de Nicaragua? No, mi hermano”.

Y por su parte el gobernador Henrique Fernando Salas calificó de ironía el hecho de que el Gobierno de Venezuela “le regala a Nicaragua”, tres mil millones de dólares, cifra equivalente a los quince mil millones de bolívares que les niega a gobernaciones y alcaldías.

Injerencismo

Para el analista Carlos Tünnermann, las declaraciones de Ortega pueden ser consideradas como “injerencismo”, así como el apoyo que Chávez le dio en sus visitas a Nicaragua.

“Los jefes de Estado deben de abstenerse de hacer este tipo de pronunciamientos, porque eso sí es injerencismo. El presidente Ortega denuncia mucho injerencismo de norteamericanos, europeos, y acusa de eso a cualquier expresión que sea apreciada por él como tal, pero en realidad esto sí es un verdadero injerencismo”, explicó Tünnermann.

En cuanto a las declaraciones de los opositores, aseguró que en Venezuela se conoce la forma en que se “privatizó la cooperación venezolana y la forma en que se están utilizando los beneficios de esa cooperación para ligarlos con intereses partidarios”, reclamos que en Nicaragua hacen también partidos opositores y la sociedad civil.

“Lo que sucede en Nicaragua trasciende a la opinión pública internacional, internacionalmente se sabe que la candidatura de Ortega violó la Constitución Política, internacionalmente se sabe que hay un Consejo Supremo Electoral que no garantiza la transparencia de los procesos, que hay una serie de principios de la Carta Interamericana que no se cumplen”, afirmó.

El club del Alba

Manifestó que los países del Alba forman una especie de “club” en el cual los mandatarios se apoyan unos a otros y tienen algo en común: “En primer lugar están dirigidos por gobernantes populistas, en segundo lugar son gobernantes que se han caracterizado por limitar la libertad de expresión”.

Consideró que Nicaragua por estar en este “club” se ha vuelto, además, tema de la política electoral en Estados Unidos. Indicó que Nicaragua se asocia a los países del Alba en decisiones que en ninguna manera el pueblo de Nicaragua puede estar de acuerdo. “Cómo vamos a estar de acuerdo en Nicaragua que se apoye un régimen genocida como el de Al Asad en Siria, cómo es posible que Nicaragua votara en contra de la Resolución de la Asamblea de las Naciones Unidas”, cuestionó.

Gobierno monodependiente

Por su parte, el diputado Eliseo Núñez considera que el problema de raíz es que el presidente Ortega ha creado un gobierno monodependiente, que ha tenido ingresos estables por el apoyo venezolano.

“Ese hecho nos vuelve altamente vulnerables, en cuanto se suspenda la ayuda venezolana por cualquier razón; estamos dependiendo de un solo ingreso, y Ortega se ha dedicado a perder a todos los cooperantes tradicionales”, comentó Núñez.

Catalogó de “hipocresía” las declaraciones de Ortega, porque por un lado habla de la “autodeterminación de los pueblos” pero por otro se “inmiscuye” en la política interna de otros países.

A Nicaragua la meten en campaña

Por su parte el especialista en Derecho Internacional, Manuel Madriz, consideró que a Nicaragua la están metiendo en temas electorales.

“Ese es el parecer de Daniel (Ortega), pero quien vota no es Daniel ni ninguno de los nicaragüenses. Esa es la apreciación que tiene él, y la puede tener. Es un decir, una solidaridad que se tiene con el candidato de Venezuela, como líder, y si bien nos ha apoyado en una serie de actividades”, señaló Madriz.

Añadió que “lo que están tratado de hacer es meter en la agenda política en el debate en Venezuela como si Nicaragua está interviniendo en los asuntos internos de Venezuela”.

“Esas son situaciones que se presentan en las campañas políticas, en donde se puede decir un montón de cosas”, sostuvo Madriz.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus