•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

La titularidad de Santo Domingo de Guzmán como patrón legítimo de Managua siempre ha suscitado grandes debates, porque se le señala como suplantador de Santiago Apóstol, sin embargo, el periodista cultural Wilmor López afirma que este es un fenómeno que se da en otras partes del país, aunque en Managua señala que la causa de la sustitución obedece a factores políticos.

En ese sentido, este investigador se remontó hasta la Revolución Liberal que encabezó José Santos Zelaya el 11 de julio de 1893. “Zelaya triunfó el 11 de julio, pero se esperó hasta el 25 para entrar triunfante a Managua, porque él era devoto de Santiago Apóstol, y ese día se festejaba al Santo en la capital, por ser el patrono”, aseveró.

Además, López aportó un dato que aclara la diferencia de vestimenta entre la imagen de Santiago que se venera en Jinotepe, el que luce una túnica y capa, y el de Nagarote, que viste un traje militar.

El traje de Santiago

“Como un buen devoto, Zelaya, al pasar por Nagarote, le regaló un traje militar a la imagen de Santiago, por eso hoy sigue conservando este atuendo”, prosiguió López.

“La celebración política de Zelaya se fundió con la religiosa, sin embargo, como él era considerado enemigo de la Iglesia por haber decretado que Nicaragua es un Estado laico, con lo que le quitó privilegios a la institución religiosa al separarla del Estado, como en una especie de desquite la Iglesia fue aceptando poco a poco que la celebración popular de Santo Domingo de Guzmán fuera más grande que la de Santiago Apóstol, el santo de Zelaya, hasta lograr prácticamente el cambio de roles”, aseveró López.

Esta otra versión explica cómo Santo Domingo de Guzmán logró ganarse el cariño de los managuas, al punto de que hoy Santiago solo se celebra en el barrio San Judas.

Otros casos

“En Lóvago no se celebra con tanta pompa a San Pedro como al Señor de Esquipulas, siendo el primero su patrono; en Masaya, San Jerónimo es el que se lleva los festejos, aunque la patrona sea la Virgen de la Asunción, y en Bluefields también celebran a San Jerónimo, pero la patrona es la Virgen del Rosario. Con esto queda demostrado que en Nicaragua es común celebrar al patrono popular por encima del oficial, sin embargo, cabe destacar que el caso de Managua está vinculado a intereses políticos”, señaló López.