• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras el diputado sandinista Edwin Castro hizo eco de la invitación del Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, a la Organización de Estados Americanos, OEA, personajes políticos y algunos miembros de organizaciones de observación nacional consideraron las declaraciones del mandatario como un “acostumbrado doble discurso” y una “mampara” para opacar los conflictos y las inconformidades por el proceso electoral.

En relación con la invitación que enviará el Gobierno a la OEA, el diputado Edwin Castro manifestó que el presidente Ortega fue “bien claro” al decirles “que vengan”, porque no tienen “nada que ocultar”. Castro también dijo que hay que “reconocer” los “errores del sistema”.

“Cuando hay errores lo sabio es reconocerlos, y ayer (el miércoles) públicamente (Ortega) reconoció cuando en nueve juntas no se les permitió el ingreso a los acompañantes de la OEA”, dijo el diputado Castro, al recordar las circunstancias del pasado 6 de noviembre, cuando en algunas Juntas Receptoras de Votos, JRV, no se les permitió la entrada a los observadores de la OEA.

“Internacionales Sí”

Sin embargo, no pasa lo mismo con los organismos de observación nacional, porque Castro no quiso comentar sobre la participación de estos, y solo se limitó a decir “internacionales sí”.

Por su parte, el director ejecutivo del Instituto para el Desarrollo y la Democracia, Ipade, Mauricio Zúñiga, antes de referirse a las declaraciones de Ortega, exigió al CSE garantías mínimas de transparencia para que los ciudadanos tengan confianza en el árbitro electoral, según cita del Informe Pastrán en su edición de ayer.

En ese sentido, Zúniga dijo que no se acreditarán como observadores nacionales mientras no haya esas garantías que han demandado los diferentes sectores, para un proceso electoral transparente.

También invitar al Centro Carter

Por otro lado, el presidente de la organización ciudadana Hagamos Democracia, Roberto Bendaña, dijo que aunque es positivo el llamado del presidente Ortega, también debería invitar a otros organismos internacionales como el Centro Carter, porque la impresión que dejó la OEA fue de “confusión”, cuando Insulza se adelantó a expresar su opinión sobre las pasadas elecciones nacionales de Nicaragua, cuando quienes vinieron a observar no habían revelado su informe oficial.

Bendaña cuestionó a Ortega porque asegura que el año pasado usó el mismo discurso de “paz” y “sin violencia”, pero considera que “su discurso es muy diferente a las realidades que se viven”, como decir que “la verificación ciudadana fue un éxito, cuando fue un fracaso”.

En busca de la legitimidad

El diputado del Partido Liberal Independiente, PLI, Eliseo Núñez Morales, expresó que lo que hace Ortega es “alardear de sí mismo”, cuando quiere hacer creer que también desean elecciones transparentes. Pero Núñez considera que lo que está buscando es legitimidad ante los organismos internacionales.

El presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, Yalí Molina, dijo que es un paso importante, pero también deben participar los observadores nacionales. “No es suficiente. Creo que deben permitir la observación nacional, que también vigilen los procesos electorales en Nicaragua, y hay que retomar un darle un chance otra vez a Nicaragua, y que Nicaragua tenga la oportunidad de elegir a las personas que quieren que ocupen los cargos”, dijo Molina.

UE solo si Gobierno invita

El Embajador de la Unión Europea, Javier Sandomingo Núñez, desestimó participar en las elecciones municipales, porque su organismo no observa procesos locales, y, además, duda que el Gobierno nicaragüense se lo solicite.

“Aunque a veces hacemos seguimiento de carácter técnico, pero no como en las elecciones generales: con presencia en los colegios electorales. Esa es una observación de otro tipo”, dijo Sandomingo, sin embargo, señaló que podrían analizar una invitación para observar el proceso electoral, si el Gobierno lo solicitara.

Con la colaboración de Arlen Pérez.