•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador, Salomón Padilla, dijo hoy que la normalización del órgano judicial será prioridad una vez que terminó la crisis por la anulación de la elección de magistrados.

Padilla asumió hoy sus funciones al igual que los otros magistrados que fueron elegidos de nuevo y juramentados anoche por la Asamblea Legislativa, lo que puso fin a la crisis desatada el 5 de junio pasado.

"La CSJ entra en un nuevo ciclo" y ahora "todo será tendente a la normalización de sus actividades", declaró Padilla a los periodistas.

Dijo tener "toda la disposición para que la Corte inicie de manera norma nuevamente sus actividades" y que está seguro de que "se hará un esfuerzo sobrehumano de todos los magistrados" para lograrlo.

Padilla aseguró que actuará "con apego a la Constitución y las leyes" y exhortó a los demás magistrados a hacer "un esfuerzo de comprensión, de tolerancia y de respeto mutuo".

Vínculos con el FMLN
Por otra parte, Padilla reconoció sus vínculos con el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), pero sostuvo que esto no lo "descalifica" para dirigir la CSJ.

"He tenido vinculación con algunas empresas, he trabajado con una alcaldía (la de Soyapango), la mayor parte del tiempo con gestiones del FMLN", explicó.

"He colaborado evidentemente con ese instituto político y en ese sentido creo que eso ni a mi persona ni a ninguna otra la descalifica para poder ser juez", aseveró.

"No creo que (esa relación) sea obstáculo para desempeñarme con imparcialidad", consideró el magistrado.

Aseguró que llegó a la presidencia de la CSJ "sin haber adquirido compromisos, más que en exacto cumplimiento" de las leyes.