• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La confirmación de que Colombia compró dos submarinos alemanes es el sonar de “tambores de guerra”, considera el excanciller Emilio Álvarez Montalván, quien observa como negativa esta acción, señalando, además, que Nicaragua no está agrediendo, sino “ejerciendo un derecho”.

“Nicaragua tiene derecho a ir más allá del meridiano 82, lo cual será confirmado por la Corte de La Haya y Colombia hace mal en estar sonando los tambores de la guerra. Nicaragua no está agrediendo, está ejerciendo un derecho”, indicó Álvarez.

“Desesperación” colombiana

Por su parte el exministro de Defensa, Avil Ramírez, catalogó como una “manifestación de desesperación del gobierno de Colombia” la compra de los dos submarinos alemanes, porque es inminente que el fallo de la Corte Internacional de Justicia podría ser favorable a Nicaragua.

“Definitivamente, es una desesperación del gobierno Colombiano, tratando de justificar por la fuerza, lo que no han podido defender con la Ley Internacional”, expresó Ramírez.

Señaló que en casos como este, en que uno de dos países con una demanda en un tribunal internacional compra armamento, se estila una “cortesía internacional” por los canales diplomáticos.

“Desconozco si se cumplió con esa cortesía diplomática, pero más bien creería que se trata de un acto desesperado que pretende amedrentar a las fuerzas armadas de Nicaragua, lo que no van a lograr, recordando que hay una enorme asimetría entre nuestras naciones. No podemos enfrentarnos a Colombia, no se trata de eso, pero estoy seguro que con los equipos y con la presencia de la Naval y el Ejército de Nicaragua es más que suficiente para ejercer soberanía en los territorios nacionales, en el caso de las aguas territoriales”, explicó el exministro de Defensa.

Sobre la coincidencia entre las declaraciones del espía colombiano y la revista Defensa.com, Ramírez indicó “eso no vino más que a ratificar el trabajo de contra inteligencia de nuestro Ejército al haber capturado a esa persona que obviamente estaba sirviendo a intereses extranjeros”.

Añadió que más que por la cercanía de un fallo que se espera entre octubre y noviembre de este año, Colombia está reaccionando a la afirmación del jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, quien manifestó que se está ejerciendo soberanía más allá del meridiano 82.

Estrategia colombiana

De acuerdo a Marcos Casanova, Decano de Relaciones Internacionales, de la Universidad Iberoamericana de Ciencia y Tecnología, las reacciones de senadores colombianos a las declaraciones del general Avilés muestran que la posición de Colombia “obedece a una estrategia de influir en la opinión internacional, oculta su verdadera intención de buscar consentimiento y aprobación del resto de Estados, en la búsqueda de condiciones favorables al momento que la Corte Internacional de Justicia dicte su Sentencia que nunca favorecerá a sus intereses”.

“La posición de Nicaragua ya está planteada en los alegatos, el reto está en preparar nuestra Diplomacia en función de la futura sentencia de la Corte, ya que en eso se basa nuestra fortaleza, tanto en espacios bilaterales como regionales y multilaterales”, expresó Casanova.