• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras los diputados del Frente Sandinista defienden a capa y espada la megainversión que supone el complejo industrial “Supremo Sueño de Bolívar”, el cual incluye una refinería y un gasoducto, ninguno de ellos se atreve a asegurar con certeza si esto redundará en el mediano o en el largo plazo en una reducción en los precios de los combustibles para los nicaragüenses, considerando que el país se convertirá en el proveedor regional de derivados del crudo.

“Esto (el proyecto) viene a potenciar las capacidades productivas y económicas de Nicaragua y de los nicaragüenses, y a crear nuevas fuentes de empleo”, señaló el diputado Wálmaro Gutiérrez Mercado, Presidente de la Comisión Económica, al defender el dictamen de ley que ya aprobó la Comisión de Infraestructura.

Incluso, Gutiérrez señaló que cuando un país no cuenta con los recursos financieros suficientes para ejecutar este tipo de proyectos, se hace necesario recurrir a las exoneraciones fiscales, y, por tanto, “tiene que dársele un tratamiento preferencial a este tipo de proyectos de gran envergadura”, señaló.

En similares términos se refirió el diputado Douglas Alemán, miembro de la Comisión Económica, quien señaló que el proyecto pondrá a Nicaragua en un plano de mayor competitividad y desarrollo económico.

Pese al optimismo mostrado por los diputados del partido de gobierno, ninguno supo decir con certeza si ello conllevará a una reducción en los precios de los combustibles, y se limitaron a señalar que “quizá con el tiempo”.

Solicitan comparecencia

Mientras tanto, el diputado Agustín Jarquín Anaya, miembro de la Comisión de Infraestructura y Servicios Públicos, solicitó ayer a la presidenta de esta comisión Jenny Martínez, citar al gerente general de la empresa Petronic, para que explique la situación financiera y jurídica de esta entidad del Estado, considerando que será, según el dictamen de ley, la representante del Estado de Nicaragua ante el megaproyecto.