•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El reciente anuncio de la supuesta candidatura del presidente Daniel Ortega para las elecciones de 2016 generó reacciones de toda índole, activando el inicio de una campaña electoral municipal que se vislumbraba opaca, deslucida y con alto grado de abstencionismo

Para algunas personalidades políticas y sociales, el sorpresivo e inesperado anuncio atenta contra la autonomía municipal, pero para otros no es más que “una estrategia” para acallar las protestas en contra “del dedazo”.

“Es una estrategia que armó la pareja presidencial y la presentaron al congreso del Frente Sandinista, en donde fueron ratificados los candidatos; diciendo que en estas elecciones el candidato es el partido. La gente va a votar por el Frente, por Daniel (Ortega)”, afirmó Carlos Tünnermann, analista político.

Consideró que el hacer campaña para Ortega desde las alcaldías es “una aberración”, porque en las elecciones municipales se trata de elegir a una autoridad local, y lo importante es la persona y su trayectoria, no el partido.

Manifestó que con este anuncio se reducirá la figura del alcalde, y la agenda municipal en lugar de ser sobre obras del interés del municipio será lo que más conviene para asegurar la reelección del actual presidente, “que pareciera que ya está en campaña, lo cual es absurdo”.

De acuerdo con Tünnemann, con esto se pretende “acallar las protestas en los municipios en donde el dedazo fue rechazado”. “Por eso están diciendo que no va a salir la foto y que no cuenta la figura del candidato, sino que va a ganar el partido. El que va a ganar es el Frente, quien va a ganar es Daniel”, agregó.

Aviso prematuro

Por su parte, el constitucionalista Cairo Manuel López, catalogó el anuncio de Murillo como “altamente prematuro”, porque estamos a cuatro años de que se celebren las próximas elecciones presidenciales en el país.

“En política, cuatro años es un tiempo sumamente amplio. Implica, por un lado, más bien la idea o la pretensión de suprimir o ahogar cualquier otra aspiración interna que pudiera existir al relevo presidencia dentro del Frente Sandinista. Trata de dar la imagen de que don Daniel Ortega es el único que puede conducir ese partido político y asegurar su hegemonía interna”, aseguró López.

“Los candidatos no son candidatos personales, que es lo que buscaba la reforma constitucional, que cada quien votara por el candidato que a su juicio merecía mayor simpatía o cualidad. Lo que se está haciendo es una restricción al voto y a las opciones populares, y recurriendo a lo que antes se criticó del llamado voto en cascada, en que la gente vota con una bandera política y no precisamente por la capacidad o calidad de sus candidatos”, explicó López.

Remarcó que hay un claro roce con la Constitución Política y la Ley de Municipios que dotan de autonomía política, económica, financiera y administrativa a los Concejos.

Retroceso de autonomía municipal

Para Claudia Pineda, Directora del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, más que un dilema jurídico, el problema con las declaraciones de Murillo es la afectación que tendrá en el espíritu de la autonomía municipal.

“Cuando se quiebra el equilibrio que se había venido construyendo entre el rol del Gobierno central y el rol del Gobierno municipal se está cambiando lo que se venía construyendo entre el Gobierno municipal y su población”, comentó Pineda.

Para representantes del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, el anuncio de la reelección de Ortega, no es más que “restregar” a la población la inconstitucionalidad en que seguirá en el país, y que en ese partido no hay lugar para otro candidato.

“Es como seguirle restregando a Nicaragua que la inconstitucionalidad seguirá en este país. Además, que le está restando oportunidades dentro de su mismo partido, a alguno que quiera correr como candidato… o que había pensado en que podía ser candidato en las próximas elecciones presidenciales.

Cenidh y Cpdh también cuestionan

Para Marcos Carmona, Director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, el anuncio de una nueva reelección y la posibilidad de un cuarto mandato, sería el fortalecimiento del caudillismo, el resquebrajamiento del Estado de Derecho y la negación a la juventud de un relevo generacional dentro del partido.

“Esta sería la violación número 87 al Estado de Derecho y el golpe mortal a la democracia”, alegó Carmona.

Tal opinión es compartida por el doctor Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, quien comentó que supuestamente debería haber democracia al interior de los partidos, y seleccionar a sus candidatos en consenso, sin embargo, no es algo en lo que los partidos se destaquen.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus