•   Jinotepe, Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Si hay algo que ha sido orgullo de los jinotepinos, es el ordenamiento urbano de la cabecera departamental de Carazo.

Sin embargo, ese encanto de Jinotepe desapareció desde hace varios años. Centenares de taxis provocan un caos vehicular en las principales calles donde estacionarse se está convirtiendo en misión imposible.

Decenas de vehículos con altavoces junto a miles de comerciantes convirtieron el centro de la ciudad en un inmenso mercado, sin que nadie se atreva a programar de manera urgente el traslado de ese centro de compras, por temor no se sabe a qué o a quién.

Lo anterior se desprende de las opiniones expresadas por varios pobladores jinotepinos con el objetivo de valorar el trabajo de la actual administración edilicia.

Álvaro Portocarrero, exalcalde sandinista, no mira “ni obras verticales ni horizontales. No he visto ninguna obra con el actual gobierno municipal que se ha mostrado muy tímido”.

Portocarrero reconoce que el trabajo municipal ha sido satisfactorio en la rehabilitación de caminos de penetración rural. “Pero es lamentable que las obras que se hicieron durante mi administración estén desatendidas, tales como la del Paseo Rubén Darío, el cual está muy dañado, hasta con las luminarias en el suelo”.

El exedil señaló que otra debilidad “es la carga excesiva en la planilla salarial y el problema mayúsculo que es la falta de planificación para el traslado de los comerciantes hacia el nuevo mercado”.

“Ningún funcionario ni ninguno de los candidatos se atreven a comprometerse al traslado del mercado, quizás tienen miedo y por eso ignoran la dimensión del problema, que es la principal demanda de la población jinotepina, que se lamenta de cómo ha sido invadido el casco urbano por tramos que se han apoderado del patrimonio histórico”, manifestó.

Alcalde minimiza

Por su parte el alcalde Óscar Tardencilla minimizó esos cuestionamientos y manifestó que el traslado de los comerciantes se hará cuando se reciba un préstamo de 15 millones de córdobas que se solicitó a Caruna.

Eso sí, Tardencilla comparte la opinión de que Jinotepe ha dejado de ser una ciudad limpia, pero él considera que se debe a la “irresponsabilidad de los ciudadanos que tiran la basura en aceras y calles”.

“No todos pagan el servicio de recolección de basura, y la población saca los desechos sólidos hacia las calles después de que el tren de aseo pasa por su barrio y comunidad”, señaló.

Mariano Madrigal, director de la oficina del Poder Ciudadano en Jinotepe, también refutó las aseveraciones del exalcalde Portocarrero, asegurando que “este gobierno municipal ha estructurado un plan de desarrollo, considerado uno de los mejores en los últimos diez años”.

Según Madrigal, se adquirió un módulo de construcción por 19 millones de córdobas, que ha servido para reparar 72 de los 80 kilómetros que el municipio tiene en caminos rurales. “Se, distribuyen 220 becas al año, se entregaron 3,000 pares de anteojos y se distribuyen 120 paquetes alimenticios mensuales a personas de la tercera edad”.

Madrigal reconoce la necesidad de trasladar el mercado y también aceptó que se hace necesario eliminar los basureros que han proliferado en todo el municipio.

En tanto, el profesor José María Cruz Zambrana, considera que “debe de haber más atención al medio ambiente y a la limpieza de las calles. “Lamentablemente ya no somos el municipio más limpio de Nicaragua, muchas calles están deterioradas y se requiere de más luminarias”.

No obstante, el sacerdote Rafael Ofarry, vicario de la Arquidiócesis de Managua, expresó que ha observados varios proyectos sociales que se han ejecutado por la presente administración.

“Es valioso la construcción de casas para los maestros. Otro avance es el megaproyecto de la adquisición del módulo, que han dejado como resultado nuevas calles, pero también hay que preocuparse por usar buen material, porque tanto yo como varios feligreses comentamos que algunas calles se dañan con las primeras brisas de lluvia”, dice el sacerdote.