•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En medio de fuertes discrepancias políticas, los diputados del Frente Sandinista aprobaron solos la reforma presupuestaria 2012, que incrementa el presupuesto para este año en C$3,253.3 millones producto de la sobrerrecaudación de impuestos en lo que va del año, según cálculos oficiales.

Uno de los puntos de mayor controversia lo constituyó una partida extra de C$170 millones para el Consejo Supremo Electoral, CSE, pues los diputados de la opositora Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, cuestionaron el hecho de que ese dinero sea destinado a la cedulación de un millón de ciudadanos, cuando los funcionarios electorales han dicho que más del 98% de los nicaragüense ya cuenta con su documento de identidad.

La reforma quedó tal cual la envió el Ejecutivo, pues 62 diputados del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, lograron imponer su voto sobre la oposición de 26 legisladores.

El presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, Wálmaro Gutiérrez Mercado rechazó las acusaciones de sus colegas opositores, en el sentido de que el presupuesto real en Educación y Salud, por ejemplo, se ha reducido porcentualmente en relación al Producto Interno Bruno, PIB.

El pleito

El “pleito” legislativo llegó a su punto culminante, cuando el exaliado del FSLN y ahora diputado independiente, Agustín Jarquín Anaya, intentó presentar y leer una moción para modificar el dictamen de la Comisión Económica, pues el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez Téllez, --alegando límites de tiempo--, cortó el audio a Jarquín impidiéndole continuar su exposición.

Por su parte, el presidente de la Comisión Económica, Wálmaro Gutiérrez leyó el artículo 167 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo, Ley 606, el cual establece, respecto a la aprobación del “Informe y Dictamen” del Presupuesto General de la República que “solo las mociones presentadas en tiempo y forma y no acogidas en el dictamen podrán ser presentadas en el Plenario por sus respectivos proponentes. Podrá haber Dictamen de Minoría”.

Con esta disposición, Gutiérrez rechazó la intención de Jarquín de presentar la moción ante el Plenario, y recordó que el legislador presentó su moción en la Secretaría de la Comisión Económica con fecha 12 de septiembre, y el dictamen fue firmado el 10 de septiembre, por tanto no podía ser incluido en el Plenario.

En respaldo al diputado Jarquín, todos los miembros de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, se retiraron del hemiciclo de sesiones, no sin antes intentar, infructuosamente ceder su oportunidad en la palabra al diputado Jarquín, pues el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez Téllez se lo impidió.

La propuesta de Agustín Jarquín

En su moción, el diputado Agustín Jarquín Anaya proponía que se destinaran C$5 millones a la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos, Enabás, para cumplir el compromiso que adquirió el Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, “para atender el precio justo” que piden los productores de Condega que sería de entre C$1,100 y C$1,200 por quintal de frijoles.  Según Jarquín, con ese monto, Enabás podía cumplir con ese compromiso.

También se asignaría una partida extra al Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, “para que la Ley de Zonas Costeras deje de ser papel mojado”, pues la falta de su aplicación por falta de recursos “está afectando a los pescadores y a los habitantes de las zonas costeras porque no se define la línea de pleamar máximo promedio y, a partir de ahí, delimitar la franja de 50 metros” y el Ineter tiene que hacer esa demarcación.

Además, proponía destinar C$9.5 millones como capital inicial al fondo para pensiones a los Adultos Mayores, establecido en la Ley del Adulto Mayor.

BDN también cuestiona

Los diputados de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, cuestionaron el hecho de que “el presupuesto planteado en esa reforma no prioriza la inversión en educación, congela el monto de C$6,532.9 millones destinados al Ministerio de Educación en el Presupuesto original de 2012, y lo reduce del 3.73% respecto al Producto Interno Bruto, PIB, a 3.57% del PIB…”.

Agregaron que “el presupuesto de salud igualmente disminuye de 3.96% a 3.89% del PIB; sin embargo, la recomendación de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, y de la Organización Mundial de la Salud, OMS, orienta destinar, al menos, el 6% del PIB para lograr la atención universal en el primer nivel, monto que no es prioridad para el Gobierno, y por eso el déficit en medicinas, materiales de reposición periódica, equipamientos, construcción y reemplazo de nuevos hospitales…”.

Otro de los alegatos para rechazar la reforma, fue basado en datos oficiales del Banco Central de Nicaragua, BCN, los cuales indican que el porcentaje presupuestario en Educación respecto al PIB en 2009 era de 5.9%; bajó al 5.4% en 2010, y a 5% en 2011. Además, el porcentaje de aprobados en el nivel de Secundaria bajó del 90% en 2009 al 80% en 2010.