•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Limpiar Managua, reparar las calles y mejorar la seguridad de los peatones al transitarlas son los principales problemas que diversos pobladores mencionan al ser consultados sobre los principales retos que enfrentará quien asuma la alcaldía capitalina al finalizar las elecciones municipales de noviembre próximo.

El exalcalde de Managua, Dionisio Marenco, considera que la respuesta de los pobladores es comprensible porque existen dos tipos de problemas: “el inmediato, el que la gente mira y siente; y el problema que el responsable superior de la ciudad o del territorio debe de conocer que la gente no sabe”, explica.

Detalla que el problema que no se ve es el sísmico o geológico, que no es perceptible por la población hasta que se ve afectada por un terremoto o debe ser desalojada de sus casas por el riesgo.

Es por ello que recomienda que el próximo en asumir la alcaldía haga conciencia de que “los Managuas” están en un territorio sumamente peligroso.

“Si por arte de magia pudiera hacer una sola cosa yo trasladaría la ciudad, la tomaría con un helicóptero y la pondría en otro lado. Como eso no se puede, lo que debería de hacer el gobierno es crear vías de comunicación que le permita crecer fuera de Managua”, señala, poniendo de ejemplo que los grandes conglomerados de la humanidad han crecido cerca de puertos, ríos, carreteras, ferrocarriles, etc.

Para los problemas visibles, Marenco dio un ABC, que aunque no es enseñado en las escuelas es bastante conocido por los habitantes.

En la A de agua, Marenco menciona que hay tres acápites: el agua potable, el agua pluvial y el agua sucia.

En el caso del agua de tomar indicó que no es asunto de “meter tubería”, sino de pensar de dónde va a venir el agua si Managua sigue creciendo en el mismo lugar, porque “las fuentes de agua existentes se están agotando”.

Para el agua de lluvia recomendó mejorar el drenaje y señaló que aunque el agua sucia o “aguas residuales” es tarea de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, al igual que llevar el agua potable, lo mejor sería que cada departamento manejara su propia empresa de agua. “Porque estás en que el clavo es tuyo y no lo podés resolver, y en el caso del drenaje pluvial en ocasiones en territorio de nadie a veces”.

Los problemas visibles

Para Axel Manuel Tamarís Navarro, vendedor de helados, aunque ofrece su producto en bolsas plásticas el problema de Managua es “que está bastante sucia” y hay mucha delincuencia.

“Es el que menciona más la gente porque es el que se siente más de cerca, cuando te levantas en las mañanas tenés que sacar la basura, cada vez que alguien termina de comer bota basura, después que terminas de cocinar botas basura”, detalla Marenco.

Señala que se debe dividir este problema en: la recolección y dónde ponerla. En el primer punto considera que se debe de trabajar en reciclar la basura orgánica en las casas, comprar más camiones y cambiar el sistema de recolección domiciliar.

“Creo que ni en París hacen así de ir casa por casa. Hay que buscar una zona de transferencia, que es un problema difícil, porque nadie quiere tener una zona de transferencia ni a diez kilómetros de su casa, ni su propio barril, prefiere ponérselo al vecino porque es algo sucio”, recuerda Marenco.

Y en cuanto a dónde poner la basura explica que en la capital se generan cerca de mil 200 toneladas de basura al día y se necesita construir un nuevo basurero. “Se cerró La Chureca, quedaron cinco manzanas, para que en ese tiempo se traslade para otro lado el nuevo sitio de basura”, dice.

C de calles

Dentro del ABC la C es de calles para muchos pobladores, en especial para aquellos que pasan al volante buena parte del día. Para Emilio Valle, conductor de un taxi, las calles en Managua son el principal problema y el tráfico que está súper pesado, por lo que el próximo alcalde debe “empezar arreglando las calles”.

Según Marenco en la capital hay más de mil 500 kilómetros de calle y cerca de 500 tienen algún tipo de revestimiento, porque se requiere una inversión enorme, además de meter tuberías antes de construir, para no tener que romper luego de realizada la obra.

Caminar con seguridad

Johanna Méndez, vendedora de café ambulante, apunta a que resolver el problema de la delincuencia es lo principal, sobre todo, casos como robos y violaciones.

Gleydis Rodríguez, madre de familia, coincide con Méndez en querer que se resuelva el problema de la delincuencia, pero ve prioritario el lograr la seguridad al cruzar las calles.

“Me gustaría que el próximo alcalde empezara poniendo semáforos en las calles más importantes, por ejemplo en las escuelas, en las vías donde ha habido bastantes muertos, por ejemplo por la Selecta, hay semáforos ahí pero no están en funcionamiento y fuera de las escuelas donde pasan carros deberían de haber policías para evitar accidentes”, expresa sin soltar la mano de su hija a quien acompaña de la escuela a casa.

Como exacalde Marenco admite que Managua no está diseñada para peatones y recomendó que se sincronicen los semáforos.

Un dilema llamado Oriental

Sandra Castillo, vendedora de Zapatos en un “tramo” del Mercado Oriental, pide apoyo a los comerciantes del mercado. “Nos gustaría que nos apoyaran porque nosotros trabajamos con los bancos. Nosotros queremos bajarle el producto al cliente pero las cosas van subiendo”, dice.

Carlos Alberto Gómez, un zapatero que trabaja en el Gancho de Caminos desde hace 22 años, detalla que en el mercado hay un problema de “mala administración”. “Dicen que los comerciantes no pagan, pero su salario no falla y sale de los impuestos que pagan los comerciantes”, asegura.

Añade que otro de los problemas es el no ordenamiento de los mercados. “A la hora de un siniestro provocado o natural aquí va a haber una mortandad, porque es una bomba de tiempo. Hace pocos días se quemó una librería. Hay tramos pequeños, grandes en media calle que a la hora de un incendio o un temblor no se sabe qué va a pasar. No hay un programa de prevención”, sostiene.

El exalcalde, Dioniso Marenco, asegura que el problema del Mercado Oriental “no tiene solución”, “no tiene salida”.

“No es un problema de mercado, es un problema de la sociedad, un problema del subdesarrollo, de pobreza, es imposible. Tal vez se podrían abrir nuevos mercados periféricos como el Huembes, el Iván, pero vieras lo que costó sacar gente del Oriental”, recomienda Marenco.

Manifiesta que el Oriental es atractivo porque la gente tiene la idea que ahí es más barato y hay de todo, y es cierto, pero eso significa “un problema de comercio, de sobrevivencia, social, de contrabando, de ladronada, de putería, de guaro, de todo. Es como una pequeña ciudad dentro del mercado”.