Arlen Pérez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los expositores de un foro de derechos humanos, organizado por la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, coincidieron en la necesidad de separar en Nicaragua los distintos poderes del Estado. Asimismo, coincidieron en la necesidad de estos derechos para lograr el desarrollo de los nicaragüenses.

El Embajador de Francia en Nicaragua, Antoine Joly, dio las palabras de aperturas del foro realizado en el marco del 35 Aniversario de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH. De acuerdo con el diplomático, los derechos humanos vienen de valores universales y parten de los valores de la democracia.

“Los hombres y las mujeres de todos los países deben contar con un Estado constitucional de derecho, justicia y clara separación, independencia y autonomía de los poderes públicos, los cuales colaboran entre sí para la mediación de los fines superiores de un Estado al servicio de la sociedad y de los individuos”, expresó el embajador francés.

Por su parte, el doctor Cairo Manuel López señaló que tenemos “formalmente instituciones, pero materialmente un irrespeto a las instituciones, a la división de poderes y a los derechos humanos”.

En el foro participó, además, la doctora María Asunción Moreno, quien habló sobre la evolución de los derechos humanos de las mujeres en Nicaragua y sobre la Ley 779. Para esta constitucionalista, este tema es más abordado por mujeres, pero debe ser de interés de todos.

Planteó que la cifra de 213 mujeres asesinadas cada cuatro años debe de preocupar a todos los nicaragüenses. Señaló que la Ley Integral contra la Violencia hacia las mujeres no es una ley contra los hombres, sino contra los agresores.

Un cumpleaños, difícil

Por su parte Carlos Huembes Trejos, vicepresidente y fundador de la CPDH, comentó lo difícil que ha sido trabajar en el tema de derechos humanos en los últimos 35 años.

“No todos los gobiernos que han pasado en estos 35 años tienen una política real de comprensión y entendimiento del trabajo que realiza la CPDH. No es fácil defender derechos humanos en circunstancias tan variadas y difíciles en un país tan complejo como Nicaragua”, remarcó Huembes.