•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Claudia Gabriela Romero Paiz es una venezolana de 28 años que reside en Nicaragua desde hace nueve años. Ayer por la mañana se presentó a votar en la Embajada de Venezuela, en Managua, con una sensación de nervios y estrés, porque teme lo que pueda pasar después de que se emitan los primeros resultados electorales en Venezuela.

Claudia Romero es morena, de contextura delgada, de cabello corto varonil y de aspecto hippie, y sonríe cada vez que habla. Es licenciada en diseño gráfico y está estudiando Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales.

Su vida en Nicaragua no cambiaría si se elige otro presidente o se mantiene Hugo Chávez Frías, sin embargo, para su familia que vive allá sí cambiaría todo. “La situación en Venezuela es bastante crítica, aunque así ha sido durante 40 años”, manifiesta Romero, hija de madre nicaragüense y de padre venezolano.

“Momento estresante”

A Romero no le sorprende el hecho de que estos comicios sean tan importantes y que todo mundo esté a la expectativa de ellos, porque sabe que muchos países de Latinoamérica dependen de la ayuda económica de su país.

“Venezuela representa ayuda para muchos países latinoamericanos, entonces depende de los resultados de estas elecciones la ayuda económica que reciben. Es un momento estresante para todos”, opinó esta joven que allá en Venezuela es originaria de Acarigua, estado de Portuguesa, capital agrícola de ese país.

La joven llegó a las 9:00 de la mañana a la sede diplomática, ubicada en los Altos de Santo Domingo en la capital, y salió antes de las 9:15, y como último comentario dijo que el actual gobierno de Venezuela ha hecho “buenas cosas”.

Voto no fue digital

Los funcionarios de la embajada comenzaron a atender a sus ciudadanos a las 6:00 am, hora de Nicaragua. En la entrada de la sede estaba pegado el padrón electoral con un registro total de 114 votantes. En general, la Embajada registra 314 ciudadanos venezolanos, entre adultos y niños, establecidos en Nicaragua.

Los venezolanos votaron de manera manual en la embajada, no digital como lo hicieron en su país. Se les entregaba la boleta, pasaban a un cubículo de cartón con el logo tricolor del Consejo Nacional Electoral, CNE, donde votaron de manera privada.

Robert Alberto Vélez Mata, de 40 años, llegó a votar “tranquilo”, en compañía de toda su familia de venezolanos que están en Nicaragua por distintas razones y trabajos.

“Que un cambio sea para mejorar”

Tiene la esperanza de que en su casa de Venezuela, ubicada en Maracaibo, toda su familia la esté pasando bien, “que no haya ningún tipo de sobresaltos”. Aseguró que no le importa el que llegue a ganar, “pero que haya tranquilidad en mi país”, dijo.

Vélez tiene 17 años de vivir en Nicaragua, desde que se casó con una nicaragüense. Sobre un cambio de gobierno en Venezuela, reflexiona que lo “único constante en la vida son los cambios”, y en ese sentido espera “que los cambios sean para mejorar”.

“No podemos esperar que si llega a ganar la oposición haga algo malo para Nicaragua, esperemos que sea mejor que lo que está ahorita”, manifestó Vélez.

Ayer se celebraron las elecciones presidenciales en este país sudamericano, donde más de 19 millones de venezolanos estaban habilitados para votar en los comicios, siendo los dos principales contrincantes en estas votaciones, el candidato opositor Henrique Capriles Radonski y el mandatario Hugo Chávez, quien busca su tercer período presidencial.

Testigo electoral denunció un cambio repentino

José Enrique Sánchez, testigo electoral del partido opositor Mesa de Unidad Democrática, consideró “abusiva” la disposición del Consejo Nacional Electoral, CNE, que ordenó no divulgar los resultados de las votaciones hasta que el CNE emita el primer boletín oficial desde Venezuela.

El CNE emitió un comunicado el viernes a las 5:00 de la tarde, en el que ordenaba que en las embajadas y sedes consulares --donde sufraguen más de 10 electores--, el escrutinio “se deberá llevar a cabo una vez que el CNE emita su primer boletín oficial”, en aras de “garantizar la prohibición y difusión de resultados sin la previa autorización expresa del CNE”.

Sánchez aseguró que en nueve años que lleva de vivir en Nicaragua y participar en elecciones fuera de su país, nunca había tenido que esperar para conocer los resultados, luego de que la mesa electoral se cierre.

Explicó que lo común es que cuando cierra la mesa electoral, reciben las actas y cuentan los votos, pero ahora tienen que esperar hasta que el CNE, desde Venezuela, divulgue los primeros resultados. Sánchez dijo que se hizo la denuncia ante el CNE, pero no se logró revertir la orden. Aun así, manifestó que las elecciones en Nicaragua fueron tranquilas y no hubo conflicto con los miembros de la embajada por esa disposición, porque manifestó que “ellos simplemente acatan órdenes”.

La embajada en Venezuela cerró las votaciones a las 6:00 de la tarde, cuando ya no había votantes.