•  |
  •  |
  • END

La prórroga “indefinida” a las licencias de operaciones de los medios audiovisuales “fue una trampa” en la que cayeron los dueños de los medios de comunicación, pues con una nueva ley los diputados ante la Asamblea Nacional “cambiarán las reglas del juego” que podrían terminar no favoreciendo la libertad de expresión y, peor aún, los intereses empresariales nacionales.

Según la explicación técnica del experto en comunicaciones, Guillermo Rotshchuh Villanueva, los legisladores debieron renovar las licencias para un nuevo período y no establecer una prórroga “indefinida”.

“Lo que cabía era una renovación por un período de años, porque con la prórroga las licencias quedan sujetas a la eventualidad de una nueva ley de telecomunicaciones y servicios postales se apruebe pronto o un poco después”, dijo Rotshchuh en alusión a que en ese impasse los diputados pueden maniobrar para establecer nuevos controles o requisitos para obtener la licencia.

El traslape bandido
A juicio de Rotshchuh, la “trampa” estriba en que la prórroga no garantiza el hecho de que, una vez aprobada la nueva legislación, el Canal 2 y cualquier otro medio al que se le venza su licencia el próximo año, la mantenga, porque estará sujeta a las nuevas disposiciones que en la futura ley se establezcan.

“Con la prórroga, en seis meses, se va a comenzar a discutir la ley con aquellos a los que se les vence la licencia, es decir al Canal 2 y al Canal 8. Hay que aclarar que una cosa es renovación y otra es prórroga”, explicó.

Agregó que la nueva ley “incluirá nuevas condicionalidades y esperemos que en esas condicionalidades se tomen en cuenta los intereses nacionales”. Rotshchuh no descartó que la futura ley beneficie a grandes consorcios de inversionistas extranjeros en detrimento de los nacionales.

El empresario radial Jesús Miguel “Chuno” Blandón, miembro de la Unión Nacional de Radiodifusores manifestó que la prorroga indefinida para las licencias de radio y televisión dictada ayer por la Asamblea Nacional fue políticamente la decisión más adecuada, porque existía un clima de ansiedad y nerviosismo en los medios de comunicación cuyas licencias no habían sido renovadas.

“El enfrentamiento político no le beneficia a nadie, tanto sociedad, medios de comunicación y políticos necesitamos un clima de estabilidad para el desarrollo económico de Nicaragua”, afirmó el señor Blandón.

Licitación de frecuencias
Por su parte, el diputado del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Carlos Gadea, denunció la intención del Frente Sandinista de incluir en la nueva legislación el requisito de “licitación de las frecuencias” del espectro radioeléctrico, lo que, a su juicio, fue la trampa en la que cayeron sus correligionarios al aprobar la prórroga sin establecer la cantidad de años.

El primer secretario del Parlamento, Wilfredo Navarro, rechazó la acusación de su compañero de bancada y dijo que la oposición cuenta con los votos suficientes para rechazar cualquier propuesta en ese sentido.

El presidente de la Comisión de Infraestructura, Eliseo Núñez Hernández, no descartó la posibilidad de incluir la figura de la licitación.

(Con la colaboración de María Haydee Brenes)