•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Embajador de Cuba en Nicaragua, Eduardo Martínez Borbonet, manifestó que la Resolución de las Naciones Unidas contra el embargo a su país, es una muestra del reto que tiene el reelecto Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el campo de la política internacional, porque no puede “mirar con nuevos ojos a América Latina” sin cambiar la relación con Cuba.

“Es importante que conozcan la disposición de estar abiertos a negociar en base de la igualdad, del respeto de la ciudadanía de Estados Unidos. Estamos en la mejor disposición, somos adversarios pero no somos fanáticos. Podemos discutir de absolutamente cualquier tema en igualdad de condiciones. La mesa está servida y le toca a Estados Unidos (demostrar) si existe o no la voluntad de cambio”, afirmó Martínez.

Manifestó que el argumento de que el bloqueo tiene que ver con fortalecer los derechos humanos, es falso. “Este bloqueo que causa tanto daño al pueblo cubano no puede ayudar a los derechos humanos, al contrario, está violando de manera flagrante los derechos humanos de todo un pueblo”, dijo.

Consideró que la política de Estados Unidos sobre el bloqueo a Cuba ha cambiado de “pretextos” y leyó parte del memorando del subsecretario de Estado, Lester Mallory, de 1960, en el que se dice que la razón era: “provocar el desengaño y el desaliento, mediante la satisfacción económica y la penuria, debilitar la vida económica negándole a Cuba dinero y suministros, con el fin de reducir los salarios nominales y reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.

Los intereses comunes

“La política de Estados Unidos hacia Cuba debería de estar determinada por los grandes intereses nacionales y entre ellos está mantener una relación cordial con un país vecino, relaciones comerciales con un mercado de 11 millones que no es despreciable”, añadió el diplomático.

Remarcó que con la Resolución de las Naciones Unidas, la comunidad internacional le dio una lección a Estados Unidos, de hacia dónde debe ir la política con relación a Cuba.

“Fue una reacción prácticamente unánime, 188 países votando a favor de la Resolución de condena al bloqueo, prácticamente se quedaron solos”, detalló Martínez.

El reto de Obama

Señaló que Estados Unidos ha ignorado antes el reclamo sobre Cuba y consideró que hacerlo luego de la Resolución sería “una actitud de menosprecio a lo que piensa el mundo”.  

“Si quiere mirar con nuevos ojos a América Latina, que parece que era su interés, y no lo dudo que lo sea, si tiene ese propósito de hacer un nuevo comienzo, sabe que tiene que cambiar la relación con Cuba, y se lo dijeron en la Cumbre de las Américas”, argumentó el embajador de Cuba.