Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Nicaragua figura en el panorama internacional actual en parte gracias a las declaraciones de su presidente Daniel Ortega, cómo opinan experto. Su incondicional apoyo al presidente venezolano Hugo Chávez, su renovado antiimperialismo, sus conflictos con Carlos Mejía y Ernesto Cardenal; más recientemente el reconocimiento de la independencia de Osetia del sur y Abjasia en Georgia, de acuerdo con la posición rusa.

En un artículo publicado por el diario El Universal de México, el catedrático investigador del Centro de Investigación y Docencia (CIDE), Jean Meyer, se refiere al presidente como “Daniel el travieso”, y explica que “sus travesuras no son para nada simpáticas; la última es la persecución del poeta y sacerdote Ernesto Cardenal, ministro en los antiguos tiempos del triunfo de la revolución sandinista. Como Cardenal se atrevió a criticar al actual presidente, su antiguo compañero, la ‘justicia’ le cayó encima y lo condenó por injurias y calumnias. Cardenal se niega a pagar la multa, y a sus 82 años denuncia una justicia al servicio del poder”.

Lo emblemático
El catedrático se refirió, además, al caso Zoilamérica, por el cual la visita de Ortega fue repudiada por mujeres activistas en Paraguay y Honduras, “la Corte Interamericana de Derechos Humanos admitió la denuncia de Zoiloamérica, su hijastra, que, desde 1998, lo acusa de abusos sexuales durante 20 años (todo empezó cuando ella tenía 11). En Nicaragua, el caso había sido rápidamente rechazado en dos instancias al servicio de Ortega y Zoiloamérica fue acusada de ser un agente de la CIA. Quien escribe va a ser acusado de lo mismo”.

Sobre el tema de Osetia y Abjasia habló el experto en derecho internacional de la Universidad de Osnabrück, Alemania, Oliver Dörr, en una entrevista para la agencia alemana Deutsche-Welle: “Desde el punto de vista jurídico, todos los estados son iguales, y la opinión de Nicaragua cuenta tanto como la de Estados Unidos. La realidad --y eso lo sabemos todos-- es muy diferente: un reconocimiento por parte de Estados Unidos acerca a cualquier región mucho más a esa Administración, que un reconocimiento por Nicaragua, y más si se trata de regiones tan alejadas de Centroamérica como Abjasia y Osetia del Sur”.

En busca de Moscú
Explicó que dada la situación de que no se le reconozca la capacidad de organizarse como Estado a estas repúblicas, Nicaragua podría ser demandada por Georgia por reconocer un Estado ilegal como existente. Agregó: “El reconocimiento es una declaración que confirma una situación, pero no crea estados por sí mismo, no es constitutivo. Esto es así para evitar que proliferen estados donde no los hay sólo porque han sido reconocidos, y, al contrario: para evitar que algunos estados puedan entorpecer el nacimiento de otros que ya existen de facto; además, en el caso de Nicaragua me imagino que es el acercamiento a Rusia lo que se está buscando: ese acto simbólico de posicionarse al lado de Moscú”.

*Estudiante de comunicación social, UCA.