elnuevodiario.com.ni
  •   Quito  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, reveló hoy que quiere tratar directamente con su colega de Guatemala, Otto Pérez Molina, el caso de sus compatriotas detenidos en agosto pasado en ese país centroamericano al que llegaron en un avión en el que se encontró droga.
       
El pasado 19 de agosto, el ministro guatemalteco de Gobernación, Mauricio López, informó de que las fuerzas de seguridad confiscaron 405 kilos de cocaína que fueron transportados a ese país centroamericano desde Ecuador.
       
El alijo, según el alto funcionario, se incautó en un hangar de las instalaciones del aeropuerto internacional La Aurora, de Guatemala, donde aterrizó una aeronave privada en la que se transportaban 5 ecuatorianos como parte de la tripulación y 7 guatemaltecos como supuestos pasajeros, que fueron detenidos.
       
En su informe semanal de labores, Correa, calificó hoy de "muy grave" el caso y reveló que ha llamado "muy fuertemente la atención a la Cancillería" pues, en su opinión, hay "ecuatorianos injustamente presos" en Guatemala.
      
"En agosto un avión de Saereo charteado le pusieron droga, se puso en prisión a los pasajeros, que también parece que es gente inocente, creo que son mexicanos engañados que vinieron a un curso de capacitación y al regreso les pusieron droga en las maletas, pero también está presa la tripulación ecuatoriana", relató Correa.
       
Se preguntó qué culpa tienen el piloto o la azafata "de que en una valija le hayan metido droga y siguen presos".
       
Anunció que tendrá una reunión con la familia de los detenidos en Guatemala por el caso para conocer cómo está la situación, y tras pedirles "mil disculpas" públicamente aseguró que pondrá a "toda la diplomacia" ecuatoriana en función de la defensa de los derechos humanos de los implicados.