• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La posibilidad de “abrir” la Constitución Política de Nicaragua a una reforma, para incorporar los límites marítimos establecidos en la sentencia de la Corte Internacional de Justicia, CIJ, de La Haya, no es todavía un tema en la agenda legislativa, sin embargo, diputados de las bancadas oficial y la opositora no descartan que el tema salte al hemiciclo del parlamento en un futuro.

Los diputados del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, señalaron que no han contemplado el tema de reformar la Constitución para incluir los nuevos territorios marítimos, sin embargo, tampoco lo descartan.

El legislador y jurista Wálmaro Antonio Gutiérrez Mercado considera “prematuro”, hablar del tema. "Al menos nosotros (diputados del FSLN) no estamos considerando absolutamente nada de eso (reformar la Constitución), recordá que es una facultad constitucional del Presidente de la República manejar las relaciones internacionales; consideramos que en este momento hay que ser sumamente prudentes y estar pensando, momento a momento, los pasos que se deben dar", expresó Gutiérrez.

Añadió, sin embargo, que se deben dar "los pasos que sean necesarios para garantizar la integridad y la soberanía de nuestro territorio nacional".

"Decir que vamos a hacer una reforma constitucional o que no la vamos a hacer, creo que eso es precipitarse a los acontecimientos y actuar con imprudencia; y en este momento que a Nicaragua le asisten la razón, el derecho y el fallo de la Corte Internacional, tenemos que ser sumamente prudentes en nuestras actuaciones", señaló.

Además, Gutiérrez expresó que es necesario analizar el texto constitucional para determinar si es necesario o no reformar la Constitución para incluir los territorios marítimos recuperados por Nicaragua.

Bancada BDN: analizar con calma

Por su parte el diputado y jurista Adolfo Martínez Cole, de la opositora Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, expresó que habría que analizar la Constitución para determinar "las fronteras que no estaban delimitadas". Sin embargo, agregó: “Creo que la elaboración del nuevo mapa y el respaldo total de la Asamblea Nacional podríamos evitar, por el momento, algún tipo de reforma".

“En este momento, las reformas constitucionales son muy delicadas, pues no existe un balance dentro de la Asamblea para llegar a algo que satisfaga las necesidades políticas, sociales y económicas del país, sino que se impondría, indudablemente, aquello que favorecería a una persona determinada, añadió.

Martínez Cole insistió en "lo delicado" que es abrir la Carta Magna a una reforma en estas circunstancias y con una Asamblea Nacional cuya balanza política está inclinada totalmente a favor del Gobierno.

"No existe un equilibrio de fuerzas (y) hay una imposición manifiesta en todas las expresiones del Poder Ejecutivo que se refleja en la Asamblea Nacional; así que no es sano, porque se corre el riesgo de que una reforma a la Constitución no sean las que beneficien a la República. Hay un peligro de que se imponga una voluntad", insistió.

Para Eliseo Núñez Morales, también diputado de la BDN, una reforma a la Constitución "abona en el sentido correcto para integrar esos territorios y eso implica que lo elevaría al mismo nivel que los tenía Colombia en una reforma que hizo, buscando que le ayudara en el fallo”.

"Deberíamos nosotros, una vez con el fallo, integrar esos territorios", señaló Núñez Morales, no obstante, señaló que ello sería "limitar" los alcances de la sentencia en alusión a que la Corte Internacional de Justicia de La Haya, expresó que, más allá de las 200 millas recuperadas por Nicaragua "se tienen que estudiar los intereses de terceros y la conformación de la plataforma continental".

Es decir, agregó Núñez Morales, "200 millas es el mínimo que nosotros tenemos, pero todavía Nicaragua puede tener más de esas 200 millas", por lo que, a juicio del legislador, habría que esperar esa otra "delimitación" para proceder a una posible reforma que restablezca los derechos reales de Nicaragua sobre su mar territorial y su plataforma continental, más allá de esas 200 millas.

"No tenemos por qué ponernos un límite, si la Corte misma dejó libre el resto, a menos que la reformemos (la Constitución) con esa salvedad”, dijo.

Expresidente de AN: Reforma no es necesaria

En contraste, expertos en Derecho Constitucional, como el expresidente de la Asamblea Nacional, Cairo Manuel López Sánchez, no solo considera que reformar la Constitución “sería abrir una caja de Pandora”, sino que, además, la cree innecesaria pues, a su criterio, los asuntos territoriales ya están contemplados en el actual texto constitucional.

“En cuanto a la delimitación del territorio en materia constitucional, se pueden seguir dos grandes sistemas: primero, precisar en el texto constitucional los límites geográficos reconocidos; segundo, invocar los tratados, leyes nacionales existentes y normas de Derecho Internacional”, expresó López.

“Nosotros seguimos un criterio ecléctico, describiendo el territorio y acudiendo a las leyes, tratados internacionales y normas de Derecho Internacional”, añadió el jurista.

Además, señaló Cairo Manuel López, “la Constitución Política de Nicaragua regula el tema del territorio en dos disposiciones: en el Artículo 10, en cuanto a los límites territoriales y, en el artículo 175, sobre la forma en que se divide el territorio nacional: municipios, departamentos y regiones autónomas de la Costa Atlántica”.

“El Artículo 10 vigente fue objeto de la reforma institucionalista y democrática de 1995, la que le dio una mayor amplitud al territorio que la que le daba de manera muy escueta la Constitución sandinista original de 1987, al incluir, además del mar territorial, la zona contigua y la zona económica exclusiva”, explicó López.

Más aún, agrego, la reforma de 1995 adicionó un segundo párrafo en el que se dijo que Nicaragua... “únicamente reconoce obligaciones internacionales sobre su territorio, que hayan sido expresamente consentidas y de conformidad con la Constitución Política de la República y con las normas de Derecho Internacional. Asimismo no acepta los tratados suscritos por otros países en los cuales Nicaragua no sea parte contratante”.

“A mi criterio, no es necesario reformar la Constitución para establecer los límites territoriales. La actual redacción es suficiente, comprende claramente la situación actual y futura que se establezca soberanamente por Nicaragua”, expresó López.

Por otra parte, el expresidente de la AN señaló consideraciones de tipo político para oponerse a una reforma constitucional para establecer límites territoriales.

“Sería abrir una caja de Pandora donde podrían incluirse otros temas, por ejemplo, suprimir la prohibición constitucional de la no reelección presidencial por más de dos períodos y que la segunda se realice de manera consecutiva, contemplada y prohibida en el Artículo 147; o la del 178 para alcaldes y vicealcaldes. Creo que sería aprovecharse de un sentimiento de patriotismo y de nacionalismo sano para encubrir otros intereses”, expresó López Sánchez.

Además, considera que “una reforma constitucional ha de ser el fruto de un amplio diálogo de todos los sectores nacionales para fortificar la institucionalidad y no para socavarla aún más”.

Texto constitucional

Artículo 10: El territorio nacional es el comprendido entre el Mar Caribe y el Océano Pacífico y las Repúblicas de Honduras y Costa Rica. La soberanía, jurisdicción y derechos de Nicaragua se extienden a las islas, cayos y bancos adyacentes, así como a las aguas interiores, el mar territorial, la zona contigua, la plataforma continental, la zona económica exclusiva y el espacio aéreo correspondiente, de conformidad con la ley y las normas del Derecho Internacional.

La República de Nicaragua únicamente reconoce obligaciones internacionales sobre su territorio que hayan sido libremente consentidas y de conformidad con la Constitución Política de la República y con las normas del Derecho Internacional. Asimismo, no acepta los tratados suscritos por otros países, en los cuales Nicaragua no sea parte contratante.