•  |
  •  |
  • END

NUEVA YORK / AFP

La 63 sesión anual de la Asamblea general de la ONU fue inaugurada ayer en Nueva York bajo la presidencia del ex canciller de Nicaragua Miguel D’Escoto Brockman.

“Nuestro mundo está en un estado lamentable, inexcusable y, por eso mismo, vergonzoso”, dijo en su discurso inaugural D’Escoto.

El debate general de la 63 sesión de la Asamblea general de la ONU, con la participación de jefes de Estado o Gobierno de los 192 países miembros del organismo mundial, se desarrollará del 23 de septiembre al primero de octubre.

El cargo de presidente de la Asamblea se atribuye anualmente por rotación entre los diferentes grupos regionales.


Críticas al FMI y Banco Mundial
En su discurso, D’Escoto presentó su visión de la situación mundial en una extensa pieza oratoria en la que llamó a democratizar el sistema de la ONU, y acusó al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial de ser “instrumentos de dominación” controlados por Estados Unidos y Europa.

D’Escoto dedicó su presidencia “a todos los desposeídos de la Tierra” y a la lucha contra el hambre y la pobreza. “La raíz del problema mundial del hambre está en la inequidad en la distribución del poder adquisitivo entre y dentro de los países”, dijo.


Insiste en Consejo de Seguridad
Adelantó que la crisis alimentaria mundial, el cambio climático, la escasez de agua, el desarme nuclear, el terrorismo y los derechos humanos serán los temas dominantes del debate general.

La Asamblea General adoptó una resolución que solicita a sus estados miembros iniciar negociaciones antes de febrero próximo sobre una ampliación del Consejo de Seguridad de la ONU.

“A pesar de ser un reto muy difícil, resolver el acertijo del Consejo de Seguridad es algo que tenemos que asumir”, dijo D’Escoto.