• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • ACAN EFE

Nicaragua debe hacer un estudio sobre su biodiversidad en el mar Caribe antes de otorgar o negar permisos de exploración de yacimientos petrolíferos en esa zona, afirmó ayer el asesor presidencial nicaragüense para Asuntos Ambientales y Científicos, Jaime Incer Barquero.

Incer Barquero, biólogo de profesión, dijo a Acan-Efe que Nicaragua “debería hacer un estudio sobre todo en ecosistema y biodiversidad para diferenciar áreas de conservación y de aprovechamiento”.

El científico consideró que lo que debe hacer Nicaragua, en primer lugar, “es estudiar a fondo cuáles son las características de la vida en su plataforma marina para definir áreas de absoluta protección”.

El paso siguiente sería establecer zonas “donde se pueda hacer aprovechamiento sostenible de camarones, langostas o petroleras, siempre que sean sostenibles y con el menor riesgo”, añadió.

Según Incer, Nicaragua no tiene un inventario de su biodiversidad “completo y confiable” en el mar Caribe y “apenas” conoce la reserva biológica Cayos Miskitos, de 13,000 kilómetros cuadrados.

Ahora cuenta con nuevos espacios marítimos en el Caribe, incluido una parte de la Reserva de la Biosfera Seaflower, que comparte con Colombia.

El ministro nicaragüense de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, anunció el miércoles que la petrolera española Repsol ha mostrado interés en realizar exploraciones de yacimientos petrolíferos en el mar Caribe, aunque aclaró que aún “no está definida el área de interés para ellos”.

Rappaccioli afirmó que Nicaragua no tendrá inconveniente en que Repsol realice sus investigaciones en los espacios marítimos delimitados por la Corte Internacional de Justicia, CIJ, con Colombia en el mar Caribe el pasado 19 de noviembre, aunque descartó el área de Seaflower “por razones ambientales”.

El presidente del país, Daniel Ortega, aseguró que Nicaragua no otorgará ninguna concesión de exploración de petróleo en esa Reserva de la Biosfera declarada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) por su diversidad de especies marinas y sus arrecifes.

La belleza de la reserva

Seaflower, con 349,800 kilómetros cuadrados de mar, es el hábitat de más de 400 especies de peces, tiene ecosistemas completos e interconectados con la presencia de un amplio y diverso rango de hábitats