•  |
  •  |
  • END

El presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez Téllez, no descartó una negociación política entre el Frente Sandinista y el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, para lograr su reelección, e incluso aprobar las tan ansiadas reformas constitucionales.

“Las reformas constitucionales no son un tema cerrado aún”, dijo escuetamente el titular del Poder Legislativo.

Sobre las enmiendas a la Carta Magna, Núñez dijo que la conformación de la nueva Junta Directiva del Parlamento y su reelección en el cargo “son temas que se verán después de noviembre”.

“En este momento (en el Frente Sandinista) estamos abocados a las elecciones municipales, después de noviembre vamos a ver lo de la Junta Directiva”, reiteró.

No niega ni afirma pacto
En todo momento, y pese a la insistencia de los periodistas, Núñez evitó confirmar o negar la existencia de un “pacto de alternabilidad” entre el FSLN y el PLC para ocupar la presidencia del Poder Legislativo.

En noviembre de 2006 los diputados del anterior período legislativo aprobaron la Ley Orgánica del Poder Legislativo, la cual derogó el llamado “Estatuto Interno de la Asamblea Nacional”.

La nueva ley extendió el plazo de la Junta Directiva de uno a dos años, pero en ninguna parte de la legislación se estableció el principio de “alternabilidad” en el cargo de presidente.

El “pacto verbal” al que el primer secretario del Parlamento Wilfredo Navarro ha hecho alusión, señala que a un diputado del FSLN correspondería presidir el Parlamento en el primer período; el segundo a un diputado del PLC; y el tercer período -–de un año-- a un diputado de una bancada distinta de ambos partidos mayoritarios.

Hace dos semanas, el secretario ejecutivo de la bancada del FSLN, José Figueroa, desconoció el acuerdo verbal y dijo que “la presidencia de la Asamblea Nacional la decidirá la mayoría de diputados”.

Problema personal politizado
En otro tema, el presidente del Legislativo acusó a sus colegas liberales de “politizar un problema personal”, en alusión a la supuesta toma de tierras que enfrenta el diputado del PLC Francisco Sacasa Urcuyo.

La semana pasada los legisladores del PLC, apoyados por la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, y la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, decidieron “boicotear” toda ley o nombramiento de funcionarios que presente el Poder Ejecutivo hasta que no “resuelva” el problema de propiedad de Sacasa Urcuyo.

Mientras tanto, continúan paralizados los nombramientos de los miembros del Consejo Directivo del Banco Central de Nicaragua, BCN; del presidente y vicepresidente del Banco de Fomento a la Producción, Produzcamos; del Consejo Directivo del Instituto Nacional de Promoción de la Competencia, Procompetencia; y de la Autoridad Nacional del Agua, ANA.

Además, está pendiente el nombramiento del presidente de la República, Daniel Ortega, como presidente del Consejo Nacional de Educación.