•   Caracas y Managua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El vicepresidente de la República, Nicolás Maduro, aseguró ayer que el presidente Hugo Chávez se encuentra atravesando una situación “compleja y difícil todavía” en su proceso de convalecencia, y que está cumpliendo un régimen de fisioterapia “natural de un proceso de recuperación”, mientras la oposición política reclama que las informaciones oficiales sobre el estado de salud de Chávez no son claras.

Maduro ofreció estas declaraciones en contestación a las críticas de los opositores, quienes también reiteraron la necesidad de que se integre una junta de médicos para verificar si el Presidente está en condiciones para asumir un nuevo mandato.

Especificó que durante la llamada que recibió de Chávez el 24 de diciembre pasado, le dijo que “estaba caminando, dando unos pasos, dentro de las terapias, la fisioterapia natural de un proceso de recuperación, luego --como todos saben-- de una operación difícil”.

“Imagínense ustedes la alegría que yo sentí y que después transmití, de saber los comentarios que él me hizo, de los pasos que estaba dando en su recuperación, ¡qué alegría!, ¿verdad?”, agregó el encargado del Ejecutivo para luego rechazar “esas informaciones malintencionadas”.

Oposición ve contradicciones

Pero el diputado y coordinador nacional del partido opositor Primero Justicia, Julio Borges, dijo a la emisora Unión Radio que “no hay información ni voluntad de decirle la verdad a los venezolanos”, en alusión a la enfermedad de Chávez.

También reclamó que mientras el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, dijo en un mensaje por radio y televisión --el 24 de diciembre-- que el Presidente “tuvo una leve mejoría”, el vicepresidente Maduro aseguró horas después en una llamada al canal estatal VTV, que Chávez ya está “haciendo ejercicios”.

Borges señaló que los venezolanos deben “traspasar” la discusión de formalidades e ir al “corazón del problema”, que, aseguró, es prepararse para una “nueva etapa” sin Chávez, de la que, a su juicio, el mismo Presidente habló antes de viajar a Cuba.

Igualmente, el coordinador político del partido opositor Voluntad Popular, Carlos Vecchio, dudó de la información que ofrecen los personeros de Chávez sobre la recuperación del mandatario venezolano.

“Se nos dice que el Presidente llama a Maduro, cuando estamos acostumbrados a que todas las veces que ha estado en Cuba, en todas las operaciones, quien ha llamado directamente a VTV (canal del Estado) es el propio Presidente, en esta oportunidad no lo hizo, qué casualidad”, afirmó Vecchio.

Criticó a los medios de comunicación

Por su parte, Ricardo Maduro sostuvo que el Gobierno ha estado informando de una situación que evoluciona lentamente, “dando en cada etapa de esa evolución la verdad a nuestro pueblo”.

El Vicepresidente dijo que algunos periodistas “tienen un alma miserable” y “que no respetan lo mínimo y lo básico”. “Nosotros no podemos dejarnos envenenar el alma con el odio de ellos, con sus sentimientos miserables por sus cuentas de Twitter o páginas de internet de periódicos muy prestigiosos”, señaló.

“No dejarse provocar por la derecha”

El vicepresidente Ricardo Maduro hizo un llamado a “no dejarse provocar por la derecha” y mantener el apoyo y la confianza en el presidente Hugo Chávez, al tiempo que reiteró que el mandatario pasa un proceso complejo y difícil de evolución progresiva”.

“Cuando uno ve estas expresiones, uno siente que cada vez se justifica más la lucha histórica que ha dado nuestro comandante, de rescatar a la patria de estos personajes”, expresó Maduro en alusión a quienes cuestionan la información sobre el estado de salud de Chávez.

“Queremos ratificar la confianza que debemos tener en nuestra oración, el tratamiento médico y la voluntad del comandante (...) Seremos felices el día que llegue nuestro comandante a tierras de Venezuela para seguir gobernando esta tierra bolivariana”, concluyó.

Chávez planteó el 8 de diciembre pasado la posibilidad de que su salud le impidiera continuar en el poder, y pidió a sus seguidores elegir a Maduro si se diera el escenario de unos comicios anticipados, que, en caso extremo, deberán celebrarse en los 30 días “consecutivos siguientes” al 10 de enero, según el mandato de la Constitución Política venezolana.

El jefe de Estado deberá asumir en enero el mandato 2013-2019, tras alcanzar su tercera reelección consecutiva en los comicios presidenciales del pasado 7 de octubre.