•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El 56.3% de los nicaragüenses consultados por la firma M&R dijo simpatizar con el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, cifra superior a la registrada en diciembre de 2011, cuando el 53.6% dijo simpatizar con el partido de gobierno.

En el caso de la oposición, la simpatía política pasó de 9.6% en diciembre de 2011 a 8.3% en diciembre de 2012, y en el caso de los que se consideraron “independientes” pasaron de 36.8% en diciembre de 2011, a 35.5% a finales del año pasado.

La última encuesta de M&R corresponde a una muestra de 1,600 personas mayores de 16 años, y fue realizada a través de entrevistas cara a cara, seleccionándose los hogares de forma aleatoria. La encuesta tiene un margen de error de +/-2.5% y un nivel de confianza de 95%.

El rol de la oposición

Oposición política mal evaluada

Entre los roles que debe cumplir la oposición política en la Nicaragua actual, un 55.3% de los entrevistados considera que debe de “aportar a condiciones que den estabilidad al país y amplíen las inversiones en Nicaragua”.

Mientras un 29.4% manifestó que el rol de la oposición debe ser “concentrarse en su organización y participar en espacios de diálogo y negociaciones con el gobierno”, y solamente un 5.6% considera que el papel que debe jugar la oposición es de “contrapeso efectivo del gobierno”.

Sin embargo, un 54.4% valora que la oposición no cumple en “nada” el rol que le corresponde, mientras 32.6% considera que lo hace “poco”. Solo un 4.4% dijo que la oposición ha cumplido “mucho” estos roles.

Evaluación negativa

Un 82.2% evaluó como “negativo” el trabajo que realiza la oposición en Nicaragua, mientras un 10.1% le otorga una calificación de “regular” y, únicamente, el 4.6% de los entrevistados lo evalúa como “excelente”.

Esta evaluación negativa ha venido aumentando con el paso del tiempo, ya que en diciembre de 2009, solo 46.6% de los entrevistados calificaba como “negativo” el trabajo de la oposición.

En esa misma fecha, 29.6% de los entrevistados calificaba como “excelente” el trabajo realizado por la oposición nicaragüense.

Al ser consultados si estaban de acuerdo o en desacuerdo en que “la actual oposición nicaragüense representa una opción, una esperanza para la democracia en Nicaragua”, el 63.3% de los consultados dijo estar en “desacuerdo”, y solo el 26.8 se mostró de acuerdo.

Ser más proactiva

Sobre qué debe hacer una verdadera oposición, un 87.3% de los entrevistados consideró que “debe organizarse para participar, dialogar y negociar con el gobierno”, y un 8.7% que debería “organizarse para enfrentarse y movilizarse en contra del gobierno”.