•  |
  •  |
  • END

-El judicial es un poder político maniobrable

-Rafael Solís anuncia que Código Penal será publicado “poco a poco”, lo cual es interpretado como un castigo a Alemán

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, Manuel Martínez, admitió ayer públicamente que “el Judicial es un poder político, maniobrable, inmerso en la marea y casi en la ley del oeste, donde sólo les queda decir “está mal, está mal, y están haciendo mal”.

“No tengo ambages en confesar que la justicia está controlada por una mayoría FSLN, y no es una buena señal, al contrario, deberíamos buscar cómo nivelarla para que tenga credibilidad. Un Poder Judicial que está dominado por un sector político, no es un Poder Judicial, es un poder político, y eso no es bueno para una sociedad moderna”, dijo Martínez.

Éste, de tendencia liberal, reaccionó con estas declaraciones al pedirle su opinión en torno a las afirmaciones del Presidente de la República, Daniel Ortega, de gobernar por decretos, y a la correlación de fuerzas en los Tribunales de Apelaciones, donde se ha desatado una guerra de recursos de amparo por los Consejos del Poder Ciudadano, y donde el FSLN está en mayoría.

Un día antes, el vicepresidente de la CSJ, el sandinista Rafael Solís, dijo que los liberales están en minoría en los Tribunales de Apelaciones a la hora de resolver recursos de apelaciones por los CPC.

Ayer matizó sus declaraciones

Sin embargo, ayer dijo que si bien existen siete tribunales con el criterio de que el recurso de amparo cabe contra el proceso de formación de la ley, y dos tribunales mantienen una posición opuesta, eso no es por posiciones políticas partidarias.

Solís admitió que todo lo relacionado con los recursos por los CPC es un asunto político con alto contenido jurídico, que se deberá resolver en la Sala Constitucional, donde decidirán si tocan el fondo del tema, que es en torno a las facultades del Ejecutivo para emitir decretos que el Legislativo considera invade sus facultades.

De revueltas y dictaduras

El presidente de la CSJ, en cambio, advirtió que toda esta situación podría llevar a un estado de emergencia que podría crear una revuelta, porque cuando se producen actitudes dictatoriales que amenazan las libertades, el pueblo reacciona contra eso, como ha sucedido históricamente.

Afirmó que el Poder Ejecutivo tiene bien definidas sus atribuciones y competencias, y pretender ir más allá de ese límite significaría crear conflicto entre los poderes del Estado, ante lo cual él mantendría su posición, como lo hizo cuando Bolaños.

Mientras no exista una reforma constitucional que diga que sólo un poder manda, mantendré el respeto a la Constitución que establece la división de poderes, dijo Martínez, tras ejemplificar que el Ejecutivo no puede mandar a crear leyes, pues su facultad es ejecutarlas, en lo que a su ámbito corresponde.

“Sangre o fuego”

Indicó que en su caso, aunque estén en minoría, se opondrá a quienes atenten contra el estado de cosas logradas en el país a punta de sangre y fuego. Voy a defender la división de poderes que establece la Constitución.

Si el Presidente de la República, al pretender gobernar por decreto se extralimita en las facultades que le confiere la Constitución, hay diferentes tipos de delitos, dependiendo de la gravedad de la violación, dijo Martínez.

En relación con la validez de las resoluciones que han emitido de forma contradictoria diferentes Tribunales de Apelaciones de todo el país, dijo que todas tienen igual valor, aunque reconoció que eso no debería suceder ni ser motivo de alegría para nadie.

“Casi la ley del Oeste”

“Cuando tenemos un sistema judicial maniobrable por abogados hábiles suceden esas cosas, aunque no se debería permitir. Eso no debería ser así, no me da gusto verle la cara a los magistrados, un Tribunal de Apelaciones ha llegado al grado de mandar a suspender nombramientos hechos por la CSJ. Casi estamos en la ley del Oeste, donde no queda más que decir: está mal hecho, está mal hecho y no lo puedo componer porque estoy en minoría y la democracia es eso, mayoría”, dijo Martínez.

Afirmó que aunque los magistrados de la CSJ, deberían mantener un criterio elevado para estar por encima de los vaivenes, como una nave que tiene acondicionamientos técnicos que no la mueve la marea, aquí están inmersos en la marea y están haciendo mal.

Código “poco a poco”

A toda la discusión surgida, se le podría añadir otro elemento, pues ayer el magistrado Rafael Solís adelantó que el presidente Ortega podría mandar a publicar el nuevo Código Penal poco a poco.

Aunque Solís aseguró que eso no tiene nada que ver con la situación del ex presidente Arnoldo Alemán, aceptó que la demora en la publicación le impediría presentar cualquier tipo de revisión con base en la nueva legislación.

Alemán, quien controla a los magistrados liberales de la CSJ, está a la espera de la publicación del Código para conseguir una reforma o liquidación de la pena, ya que la Ley 285, con base en la cual fue condenado por lavado de dinero, lo favorece.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus