•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El doctor Mauricio Herdocia, especialista en Derecho Internacional, consideró que las fuertes reacciones de las autoridades costarricenses con respecto a la solicitud de navegación en las aguas del río Colorado, que hizo el Gobierno de Nicaragua, no es más que un pretexto para crear una base que sustentará el anuncio del reinicio de la construcción de la carretera paralela al río San Juan.

Herdocia agregó que la solicitud de la parte nicaragüense no es nada nuevo y que lo que se debería promocionar es el diálogo binacional, porque hasta el momento este es uno de los grandes vacíos persistentes desde que inició el conflicto por esa construcción, hace dos años.

Recordó que la navegación en el río Colorado ya había sido anunciada por el Gobierno de Nicaragua en 2005 cuando se presentó la contramemoria en el litigio con Costa Rica por el río San Juan.

Hay que frenar carretera

“Después de eso, en mayo de 2007, Nicaragua se reservó el derecho de plantear el tema del Colorado, en virtud de que era la única salida viable al mar Caribe. No es algo nuevo, incluso se ha venido planteando ante la Corte Internacional de Justicia”, reconoció Herdocia.

Asimismo, detalló que en el nuevo tema planteado por Costa Rica en agosto de 2012 sobre el sector oeste de la laguna de Harbour Head, el Gobierno de Nicaragua planteó su posición sobre el tema.

“Eso fue hace seis meses, que me imagino habrá sido por medio de una contrademanda en base al artículo 80 del reglamento. La memoria y la contramemoria son documentos reservados para la CIJ, ni Costa Rica ni Nicaragua pueden dar a conocer los contenidos detallados de instrumentos que pueden ser reservados”, manifestó el jurista.

Herdocia indicó que el Gobierno de Nicaragua debe considerar las acciones que va a desarrollar en el campo del Derecho Internacional para frenar la continuidad de las obras en la carretera paralela al río San Juan.

 

Diálogo para mantener las relaciones

El doctor Mauricio Herdocia resaltó la importancia de que los gobiernos de Nicaragua y Costa Rica se sienten a dialogar, porque lo que se ha visto hasta ahora es un gran vacío en ese sentido.
“Costa Rica y Nicaragua son miembros del SICA y deben encauzar las diferencias a través del diálogo, no se debe contaminar la agenda de integración regional, para que no se contamine la relación bilateral ni la agenda centroamericana que debe ser preservada porque es la gran plataforma de futuro de desarrollo regional”, finalizó Herdocia.