•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La sorpresa reinó entre los obispos de Nicaragua, al conocer la noticia sobre la dimisión del papa Benedicto XVI, sin embargo, fue calificado como “valiente”, “honesto”, “humilde” y un “ejemplo”, porque “no se aferró a un cargo”.

El Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo José Brenes, se declaró sorprendido por la decisión del papa Benedicto XVI, de renunciar como sumo pontífice el próximo 28 de febrero.

Monseñor Brenes manifestó en una declaración oficial emitida ayer mismo por la Curia, que fue una “sorpresa” para los obispos, pero calificó la decisión de “valentía”. Llamó a los fieles a orar por el Papa y a esperar que los cardenales puedan escoger a la persona indicada para dirigir el destino de la iglesia “en este momento de la historia”.

Ya se habla de nuevo Papa

El Obispo de León, monseñor César Bosco Vivas Robelo, también se mostró sorprendido ante la noticia de la renuncia inesperada del Papa, y sostuvo que existe la posibilidad de que el nuevo pontífice sea de origen latinoamericano.

“Todo es posible, porque el que elije es el Espíritu Santo a través de los cardenales, y el colegio cardenalicio se ha internacionalizado bastante, hay cardenales que son originarios de América Latina, África, Europa e Italia, pero quizás ahora, después de tanto tiempo, puede ser que el Espíritu Santo nos dé una sorpresa, y que el nuevo pontífice sea alguien que no sea europeo”, comentó monseñor Vivas.

El prelado agregó que para los religiosos y católicos, así como para todos los que tienen fe, “de donde venga el Papa, nosotros lo recibiremos con cariño y con la fe de que él es el vicario de Jesucristo en la tierra”, agregó.

Necesidad de un Papa más joven

Vivas dijo que el mundo requiere de “una persona con una salud más fuerte, o quizás más joven, lo que se puede interpretar es que el Papa ha vislumbrado un trabajo muy grande para un futuro inmediato, quizás problemas muy especiales”.

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, monseñor Sócrates René Sándigo Jirón, calificó de valiente y humilde la renuncia de Benedicto XVI, debido a que “el cuerpo no le responde para un ministerio tan delicado como el de sucesor de Pedro”.

“Es un ejemplo de humildad para todo el mundo, ya que no está aferrado al cargo y podrá seguir ayudando a través de sus oraciones”, expresó el prelado.

Considera que la debilidad de su cuerpo le exige renunciar. “Los años lo han debilitado (al Papa). Este servicio tiene que estar en una persona con mayor fuerza, a pesar de que sus ideas (del papa Benedicto XVI) están lúcidas”, recalcó.

Monseñor Sándigo aseguró que su renuncia no va a afectar a la Iglesia católica en lo más mínimo y que, por el contrario, “va a fortalecer ese nuevo rostro de una iglesia servidora dispuesta a ceder el puesto a otro que pueda desempeñar el cargo”, refiriéndose al futuro nuevo Papa, que aún desconocen quién va a ser el elegido.

“Todos fuimos testigos que su andar, su participación en la vida pública, se le hacía difícil. Es una decisión valiente y honesta consigo mismo”, dijo el presidente del CEN.

¿Un papa latinoamericano?

El Obispo de León, monseñor César Bosco Vivas Robelo, reveló la posibilidad de que el nuevo Papa sea de origen latinoamericano.

(Colaboración de Leonor Álvarez.)