Rafael Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El coronel Orlando Palacios, jefe de Relaciones Públicas del Ejército de Nicaragua, reafirmó que el patrullaje de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua en la zona marítima limítrofe con Colombia “sigue sin novedad” y sostuvo que no tienen ningún informe de conflicto con pescadores de las islas colombianas de San Andrés.

El portavoz militar, al ser consultado por la insistencia de acusaciones contra Nicaragua por parte de funcionarios colombianos, reiteró que el Ejército de Nicaragua no tiene reportado ningún tipo de incidente.

Vale destacar que el comandante de la Armada de Colombia, almirante Roberto García Márquez, detalló que el buque “Almirante Padilla” supuestamente confrontó a una patrulla nicaragüense para que no inspeccionara un pesquero con bandera colombiana.

“Nuestro comandante le ha dicho al comandante del patrullero: ‘Capitán, usted cumpla su misión, que es cuidar a los pesqueros nicaragüenses, y no se arriesgue, no se exponga ni fuerce una situación grave’”, relató, asegurando que tras la advertencia colombiana, la embarcación nicaragüense (prudentemente) renunció a su inspección del pesquero. Pese a ello, la Armada ha reforzado su presencia en la zona de Luna Verde, ubicada en las inmediaciones del meridiano 82 y el paralelo 15 (el cual es territorio marítimo nicaragüense).

El coronel Palacios insistió en que hasta ayer no existe ninguna comunicación oficial ni reportes de sus homólogos colombianos ni del Gobierno de Colombia.

Las supuestas denuncias de pescadores de San Andrés que asegura tener Colombia son tres, aunque en la zona se estima que existen 1,123 pescadores artesanales, de los cuales 812 son de San Andrés y el resto de Providencia. Hay 16 compañías en este sector. Según datos de la Secretaría de Pesca, en San Andrés Islas, existe una flota pesquera de por lo menos 120 embarcaciones legales de las cuales 80 son nacionales.

 

Diplomacia de micrófono

Marcos Casanova, especialista en Derecho Internacional, señaló que a Colombia siempre le ha convenido la diplomacia de micrófonos y es lógico que a un presidente con pretensiones de reelección, su estrategia este dirigida a exacerbar un sentimiento nacionalista en la búsqueda de electores.