•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El Presidente de México, Enrique Peña Nieto, y los mandatarios de Centroamérica, acordaron este miércoles en San José, consolidar un frente común en contra del narcotráfico y la imparable violencia del crimen organizado, como parte de un relanzamiento de la relación política, económica y comercial.

“Tenemos problemas comunes y queremos hacer frente común contra ellos, el de la violencia y la presencia del crimen organizado que opera de manera transnacional”, declaró Peña Nieto en conferencia de prensa, al concluir la Cumbre entre Centroamérica y México.

El gobernante mexicano consideró urgente “definir y ampliar mecanismos para una más eficiente cooperación”, en trabajo de inteligencia y uso de tecnologías, y enfrentar “de raíz” el avance del crimen organizado “que hoy deriva en escenarios de violencia” en la región.

De la reunión del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), encabezado este semestre por la presidenta Laura Chinchilla (Costa Rica), participaron los mandatarios Otto Pérez (Guatemala), Porfirio Lobo (Honduras) y Ricardo Martinelli (Panamá), así como representantes de El Salvador y Nicaragua, cuyo Gobierno mantiene una tensa relación con Costa Rica.

Violencia sin fronteras

“Libramos una lucha valiente y heroica contra la delincuencia organizada, pero no siempre tan eficaz como quisiéramos, contra la delincuencia organizada y las drogas. En Centroamérica hemos dado valientes y relevantes debates sobre cómo enfrentar el problema”, dijo Chinchilla.

El presidente guatemalteco insistió en la necesidad de un cambio de estrategia en la lucha antidrogas, al considerar que la represiva de las últimas cuatro décadas fracasó: la región pone los muertos y el negocio sigue floreciendo.

“Es un tema que sigue generando polémica, no ha bajado de nivel de discusión (...) lleva su ritmo, lamentablemente el ritmo de violencia, de tráfico de drogas, de armas, de muerte, sigue creciendo y necesitamos que avancen otras alternativas (antidrogas). México apoya esto”, declaró Pérez a la prensa.

Peña Nieto prometió un cambio de estrategia a través de un mejor trabajo de inteligencia, pero mantiene a las Fuerzas Armadas en el combate antidrogas y dice estar a favor de un debate sobre la efectividad de la actual lucha contra el narcotráfico.

Los mandatarios también discutieron del tráfico de personas, pues unos 140,000 centroamericanos ingresan cada año a México ilegalmente esperanzados en cruzar a Estados Unidos en pos del “sueño americano”, y en el camino muchos son víctimas de asesinatos y secuestros por parte del crimen organizado.

La política de México es “el respeto absoluto a los derechos humanos de los migrantes” y “estamos trabajando” con Centroamérica en ese tema, manifestó Peña Nieto.

 

Preocupados por la roya

Los presidentes de Centroamérica y México acordaron este miércoles buscar ayuda internacional para combatir la roya del café, plaga que ha afectado el 65% de los cultivos regionales y que ha provocado pérdidas por US$500 millones.

Así lo afirmó la mandataria Laura Chinchilla al término de la Cumbre entre el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y México, que se celebró en el Hotel Intercontinental, en San José.

Chinchilla dijo: “Hemos decidido elevar la voz de manera conjunta ante el Instituto Interamericano de Cooperación Agrícola”. Añadió que 350,000 familias dependen de este cultivo.