Eduardo Marenco
  •  |
  •  |
  • END

A pesar de su retórica antinorteamericana, el gobierno de Daniel Ortega reconoció que Estados Unidos es el país que más ayudó durante la emergencia del Félix. Y a pesar de la alianza con Teherán, el gobierno también admitió que Irán es el que menos ayudó, según se reconoce en un informe de Cancillería distribuido por la Secretaría del FSLN.

Estados Unidos donó US$3.22 millones de dólares a las víctimas del Huracán Félix que azotó al Caribe Norte, equivalentes al treinta por ciento de las donaciones bilaterales, que ascendieron a diez millones de dólares.
 
En total, el país recibió US$23.1 millones de dólares, siendo aportado en igual de partes por países donantes y organismos internacionales.

Donantes

Después de Estados Unidos fue Suecia el país que más donó con US$1.29 millones de dólares; Noruega con 870 mil dólares; Canadá con 790 mil dólares y España con US$710 mil dólares. El último lugar de la lista lo detenta Irán con un aporte de alrededor de diez mil dólares. Estos datos ponen de nuevo sobre el tapete lo extraño de las relaciones que el gobierno sandinista prioriza en el concierto internacional.

Entre los países que no se pudo valorar su “oportuna ayuda” en especie están Argentina, Costa Rica,  Cuba, Honduras, Israel, México y la República Bolivariana de Venezuela.

En cuanto a la cooperación externa contratada, el informe revela que el 68 por ciento se concentra en la República de Taiwan, el Gran Ducado de Luxemburgo, Japón, Finlandia, España y Suiza, por un valor de US$65 millones de dólares.

En el nivel del protocolo, el informe destaca que se ha priorizado “un gobierno de humildad y de ahorro” dirigido al pueblo y por el pueblo, y en general “el protocolo es más sencillo, la política exterior de ricos, grandes salarios  y gastos en el exterior, se ha reducido de forma más moderada, con gastos menores”.