•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Saber sus limitaciones en un puesto tan elevado, como es la dirección de la Iglesia Católica, es una señal de humildad, y la renuncia del Papa Benedicto XVI es respetada por representantes de la comunidad religiosa evangélica, que se pronunciaron al respecto.

El pastor Roberto Rojas, secretario general de las Asambleas de Dios de Nicaragua, consideró que por lógica toda institución, incluyendo las religiosas, cuando su líder se retira tiene su efecto en la vida, el desarrollo y la evolución de sus seguidores.

“Desde mi punto de vista, aunque sea una persona muy respetada y reconocida por la fe católica en el mundo, el papa Benedicto XVI mostró que es un ser humano igual que todos. Él tiene sus razones para tomar sus decisiones. En ese sentido es una lección de la vulnerabilidad del ser humano, mostrando que el único ser trascendente, inmutable y todopoderoso, es Dios”.

Según el pastor Rojas, la actitud y la decisión del Papa invita a toda la fe católica a volver su mirada a Dios y reconocer que el único que nunca va a deponer su posición es Él mismo.

“Todos estamos sujetos al escrutinio, pero debe respetarse su decisión de no seguir en el puesto. Esto es algo de admirar. Yo lo admiro como persona, pues supo marcar su límite, lo cual es una muestra de nuestra condición natural. Al mismo tiempo hay que tomar en cuenta que los humanos podemos ser escogidos por Dios, podemos ser un instrumento de Dios. Una persona por muy buena que haya sido en sus funciones, al final no deja de ser un humano que admite que necesita un relevo, necesita ayuda y descanso. Esto no es más que una lección de vida. A todos los demás nos toca respetar su decisión”, dijo Rojas.

Por su parte el pastor Omar Duarte, de la iglesia Ríos de Agua Viva, aseguró que el pueblo evangélico respeta la decisión del papa Benedicto XVI. “Lo normal es que cada Papa católico llega al término de su vida en el puesto, pero tras siete años Benedicto XVI si cree que no puede concluir, tendrá sus razones, porque es un privilegio servir al Señor”.

Indicó que todo, con el tiempo, debe renovarse, pues los cambios son necesarios, repitiendo las palabras del mismo Benedicto XVI. Duarte mencionó que “la renuncia del Papa es un gesto de humildad, pues reconoce hasta donde las cosas pueden hacerse”.

No hay que juzgar

Para el reverendo costarricense Jaime Rojas Venegas, de la iglesia Manantial de Vida, que se encuentra de visita en Nicaragua, dijo que la “Palabra” no nos da permiso de juzgar a nadie, sino a amarnos todos y buscar la unidad.

“Lo que dice la Palabra de Dios es que hay solo un nombre sobre todo nombre y ese es el de Jesucristo, delante del cual toda lengua confesará que Él es el Señor y toda rodilla se doblará. La Palabra de Dios dice que hay un solo mediador entre Dios y los hombres, ese es Jesucristo, el único camino para llegar al Padre”, expresó el reverendo.

Todo tiene un propósito

Pedro Pablo Rojas, de la iglesia El Camino, de las Asambleas de Dios, en Altamira, expresó que la situación que vive la Iglesia Católica no es común, sin embargo cada cosa que ocurre tiene un plan en el propósito de Dios.

“Nuestra fe nos hace pensar que el único indispensable en esta vida es Dios. El hombre pasa. Dios quita y pone, porque sabe dirigir los destinos de su pueblo sobre la tierra. Todo lo tiene planificado y tiene su objetivo. Nosotros creemos en la salvación del alma y la sanidad del cuerpo, también en la bendición que las personas deben experimentar en su vida. Creemos que Dios es el ser supremo y nuestras miradas deben dirigirse a Él. Todos, sean católicos, evangélicos, un Papa o un pastor, tienen la tendencia a fallar porque son humanos, pero Dios es fiel y nunca falla”.

 

Jesuitas: renovar compromiso con Dios

El Nuevo Diario intentó obtener un análisis de los padres jesuitas, sin embargo la Compañía de Jesús únicamente nos remitió a la declaración oficial de la Curia de los Jesuitas en Roma, la casa del superior general.

Bajo el título “Renuncia del papa Benedicto XVI”, el escrito dicta las breves palabras del padre general Adolfo Nicolás S.J., superior general de la Compañía de Jesús, dirigidas a toda la Compañía:

“Nos sentimos profundamente agradecidos por la confianza y la inspiración que el santo padre nos ha dispensado a lo largo de sus años de pontificado”.

“Siguiendo el espíritu del cuatro voto, que vincula a la Compañía de Jesús de modo muy especial con el romano pontífice, oremos por el papa Benedicto XVI, y renovemos nuestro compromiso con la misión que ha confiado a la Compañía”.

“Finalmente, unidos a toda la Iglesia, oremos también de manera especial para que el Espíritu Santo ilumine y guíe en todos sus pasos la elección de un nuevo sucesor de Pedro”.