•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los campanarios de todos los templos católicos de Nicaragua repicaron ayer a la una de la tarde, para despedir al papa Benedicto XVI, mientras el Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo José Brenes, ofrecía una misa en la Catedral metropolitana, donde manifestó que “estamos viviendo un momento especial”.

A través de una comunicación oficial, monseñor Brenes pidió a los sacerdotes repicar las campanas en todas las iglesias del país, a la 1:00 de la tarde de Nicaragua, cuando el Papa dejaba oficialmente su alto cargo, a las 20:00 horas del Vaticano.

“Para nosotros, como Iglesia Católica, presente aquí en Nicaragua, estamos viviendo un momento especial, pero también un momento de gracia de parte del Señor a través de la renuncia del papa Benedicto XVI. Más de 600 años, y esta experiencia nunca vista, pensamos que era muy difícil, sin embargo la Iglesia la consideraba, tanto en el Derecho Canónico como en la Constitución eclesiástica”, manifestó Brenes durante la eucaristía.

Orar por la elección de nuevo Papa

El vicario episcopal y vocero de la Arquidiócesis de Managua, padre Carlos Avilés, explicó que sonar las campanas es una “señal simbólica” para despedir al papa Benedicto XVI, quien el pasado 11 de febrero anunció que renunciaba por falta de fuerzas físicas para seguir ejerciendo el ministerio pontificio.

En la comunicación enviada por monseñor Brenes a todos los sacerdotes también les hace un llamado para que pidan a la feligresía orar por el ministerio papal y por la elección del nuevo papa en este día jueves que la Iglesia Católica celebra el Santísimo.

La acción de sonar las campanas se realizó en todo el mundo para despedir al papa Benedicto XVI, mientras en el Vaticano sonaron también las campanas cuando apenas abordó el helicóptero que lo condujo a la residencia papal en Castel Gandolfo.

 

Proceso de elección

Con la renuncia de Benedicto se abrió el período de “sede vacante”, a partir del cual dejaron sus funciones todos los jefes de los ministerios de la Curia Romana, el Gobierno de la Iglesia Católica.

Este próximo lunes 4 de marzo se realizará la primera reunión de cardenales para iniciar la sucesión del papa Benedicto XVI. Este será el primer paso para la elección de un nuevo pontífice, un proceso lleno de protocolos que una institución con dos mil años de historia mantiene casi intactos, más allá de que en esta ocasión la sucesión sea consecuencia de una renuncia “por falta de fuerzas” y no de un fallecimiento.