•   Teherán, Irán  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente sirio Bashar al Asad "participará" en las próximas elecciones presidenciales previstas en 2014 en Siria, indicó este sábado en Teherán el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Ali Akbar Salehi, cuyo país es un aliado cercano del régimen sirio.

"Al igual que otros, el presidente Asad participará en las próximas elecciones, y el pueblo sirio elegirá a quien quiera" como presidente, indicó el jefe de la diplomacia iraní, durante una conferencia de prensa con su homólogo sirio, Walid Muallem.

Asad ha rechazado constantemente los llamamientos de los países occidentales, de varios países árabes, de Turquía y de la oposición siria de ceder el poder para poner un fin al conflicto que comenzó hace dos años, pero no se ha pronunciado sobre la posibilidad de un nuevo mandato.

A mediados de enero, el viceministro de Relaciones Exteriores, Jihad Moqdad, declaró en una entrevista a la BBC, que el presidente Asad tiene el derecho legítimo de presentarse a un nuevo mandato en las presidenciales de 2014 en el marco de elecciones pluralistas.

"Un nuevo orden bajo el presidente Asad es completamente creíble, entonces ¿por qué excluirlo? La diferencia es que ahora el presidente y los otros candidatos deberán ir hacia el pueblo, presentar sus programas y ser elegidos por el pueblo. Serán las urnas las que decidirán sobre el futuro de Siria", expuso Moqdad.

Desde que el partido Baas llegó al poder hace medio siglo en Siria, se presentó un candidato único a las elecciones: primero Hafez al Asad y luego su hijo Bashar desde 2000. Los mandatos son de siete años y según la Constitución adoptada en febrero de 2012, el actual jefe de Estado tiene el derecho de presentarse dos veces a partir de 2014.

Asimismo, Salehi afirmó que "la posición oficial de Irán es que (...) Asad seguirá siendo el presidente legítimo hasta las próximas (...) elecciones".

Paralelamente, el jefe de la diplomacia iraní brindó su apoyo a un diálogo entre la oposición armada y el régimen sirio, el cual, en su opinión, por el momento "no tiene otra opción" más que seguir luchando contra los insurgentes.

"La crisis siria no tiene solución militar y la única solución es un diálogo entre el poder y la oposición", añadió Salehi, tras entrevistarse con Muallem.

Por lo tanto, Salehi calificó de "paso positivo" el llamado al diálogo realizado por Muallem el lunes 25 de febrero. "Estamos dispuestos al diálogo con todos los que quieren el diálogo, incluyendo a los grupos armados", había dicho Muallem en Moscú, después de entrevistarse con su homólogo ruso, Serguei Lavrov.