•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una moción de último minuto presentada por la Comisión de Medio ambiente y que tuvo consenso entre los diputados de la Asamblea Nacional, cambió de dos a tres años la prórroga para que entre en vigencia la Ley 683, que prohíbe a los pescadores artesanales e industriales de la Costa Caribe nicaragüense la pesca de langosta y otras especies de mar a través del método del buceo.

El martes, el Legislativo nicaragüense había acordado una prórroga de dos años para que los pescadores de la Costa Caribe siguieran faenando en las profundidades del mar a través del método del buceo, sin embargo una nueva propuesta que surgió ayer por parte del Instituto Nicaragüense de la Pesca, Inpesca, de dar un mayor tiempo prudencial, fue aprobada por consenso.

De la misma manera, una moción presentada por el diputado Agustín Jarquín Anaya, en la que se exige a las empresas pesqueras asegurar los derechos laborales y humanos de los buzos, fue aprobada en la reforma a la Ley de Protección y Seguridad a las Personas dedicadas a la Actividad del Buceo, aprobada desde febrero de 2007 por el Legislativo.

(Con apoyo de Gilberto Artola y Jesús Salgado.)

Empresarios deberán apoyar

La propuesta de los diputados Jaime Morales Carazo y Alba Palacios también es que la reconversión ocupacional de los buzos recaiga en el sector empresarial, que es el principal beneficiado con la pesca a través del método del buceo.

Morales propuso que cada empresario pesquero disponga de 50 centavos dólar por cada libra de langosta vendida, para un fondo que permita en unos 5 años llevar a la realidad el plan de reconversión ocupacional para que los buzos del Caribe nicaragüense no sigan muriendo ni quedando lisiados por el efecto de la descompresión a causa de sumersión en las profundidades del mar.

Preocupación en costa Caribe

El futuro del sector pesquero de la Región Autónoma Atlántico Norte se ha reducido a tres años, período en el cual más de 3 mil buzos tendrán que encontrar nuevas opciones de empleo y la economía caribeña deberá tener un nuevo impulso que haga sustituir al menos 60 millones de dólares que mueve anualmente el sector pesquero mediante la captura de langosta por medio de la técnica del buceo, lo que actualmente representa más del 50% de la exportación actual de Nicaragua, según datos de la Asociación Pesquera de Atlántico Norte.

En tanto, desde la Región Autónoma Atlántico Sur, algunos pescadores consideran que la prórroga es desacertada. Para Osmon Wells, el Gobierno no se ha preocupado por ofrecer una mejor opción. Hendinson Wagoon señala que es necesario ofrecer otra alternativa a los buzos, mientras Anthony Prayer sostiene que esa ley es para proteger la vida de los buceadores.