elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, le respondió hoy a su homólogo de El Salvador, Mauricio Funes, que lo mejor sobre los problemas en el Golfo de Fonseca (Pacífico), que ambos países comparten con Nicaragua, es que se mantenga el diálogo entre sus gobiernos.

"Lo importante es mantener el diálogo entre nuestros gobiernos, para lograr nuestro propósito y no permitir que se allane el camino a otros medios que no sean los de la solución pacífica a los problemas que nos son comunes", subraya una carta de Lobo dirigida a Funes.

La misiva es en respuesta a las "amenazas militaristas", como Funes calificó la advertencia de Tegucigalpa, el miércoles, a El Salvador y Nicaragua, de usar sus aviones caza F-5, si fuera necesario, ante las supuestas pretensiones de ambos países de impedirle a Honduras su derecho de salida al Pacífico.

Funes expresó el miércoles en una carta a Lobo su "total disposición" de superar por el diálogo los problemas en el Golfo de Fonseca y rechazó las "amenazas militaristas" atribuidas al ministro hondureño de Defensa, Marlon Pascua, quien advirtió que su país cuenta con aviones F-5 para defender su soberanía en el golfo.

"Tenemos la firme convicción de que la problemática del golfo de Fonseca se resolverá en el marco de la hermandad y de los intereses comunes de nuestros pueblos", expresó Funes en su misiva a Lobo, quien también había dicho el martes que él no tiene "que levantar los F-5 para que me abran paso", en esa región.

Honduras defiende sus derechos en el golfo y la salida al Pacífico con base en la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), del 11 de noviembre de 1992, que definió los límites terrestres y marítimos con El Salvador y puso fin a un centenario contencioso limítrofe y migratorio entre ambos países.

Además, aboga, según el canciller hondureño, Arturo Corrales, por un desarrollo de las comunidades de los tres países en las costas del Golfo de Fonseca, donde con frecuencia pescadores artesanales de Honduras denuncian ser hostigados y capturados por patrullas navales de Nicaragua y El Salvador.

"No son amenazas militaristas lo que necesitan nuestros gobiernos y nuestros pueblos para ponernos de acuerdo", subraya la carta de Funes.

Lobo le indicó a Funes que Honduras reconoce "el rol activo que su Gobierno ha desempeñado en las reuniones trinacionales de presidentes" para el logro de los "objetivos comunes, de sus países, en esa zona geográfica".

El martes, Lobo había acusado a El Salvador de falta de "voluntad" para la celebración de una cumbre de los presidentes de los tres países, prevista para el próximo 19 de marzo, en territorio hondureño, la que según Funes tendrá lugar en otra fecha, aún no fijada.

El presidente hondureño también le indicó a Funes que ve "con mucho optimismo su interés en la reinstalación de las seis mesas temáticas en el marco de la Declaración de Managua", de diciembre de 2012, para seguir buscando acuerdos comunes en el Golfo de Fonseca.

Sobre la advertencia de su país de usar los aviones F5 si fuera necesario, Lobo le respondió a Funes que los intereses que guían a ambos gobernantes en beneficio de sus pueblos "están muy por encima de cualquier comentario que pudiese surgir en cualquiera de los dos países".

Los incidentes en el Golfo de Fonseca, principalmente por captura de pescadores hondureños por parte de patrulleras navales de El Salvador y Nicaragua, son de vieja data.

Los más graves se registraron en los años 80 del siglo pasado, con choques entre patrullas de Nicaragua y Honduras que en algunas ocasiones dejaron muertos en ambos lados.