•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El diputado y miembro de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, Carlos Emilio López, reaccionó a las críticas y cuestionamientos que le hacen diferentes sectores a la Ley Integral Contra la Violencia hacia las Mujeres, Ley 779, insistiendo en que no es inconstitucional.

“Es totalmente coherente con la Carta Magna, ya que recoge y desarrolla los derechos constitucionales como el derecho a la igualdad absoluta entre mujeres y hombres, el derecho a la discriminación por sexo, el derecho a la integridad física, psicológica y sexual, el derecho a vivir libres de violencia, entre otros derechos”, manifestó el diputado, quien fue uno de los principales involucrados en crear esta ley.

Ley remueve obstáculos de desigualdad

López explicó que la Ley 779 desarrolló una serie de principios relacionados con derechos y oportunidades de la mujer, en cuanto a que el Estado debe remover todos los obstáculos que generan desigualdad y discriminación, y garantizar el libre acceso de las mujeres a la justicia.

También insistió en que la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres “es plenamente armónica con instrumentos jurídicos internacionales de derechos humanos, como la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención para Eliminar Todas las Formas de Discriminación contra Mujer, la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, entre otras normas internacionales”, agregó

este diputado, quien viajó el domingo a Cuba, a su última operación en la pierna por una accidente sufrido el año pasado.

 

Raíz de la polémica

La polémica por la Ley 779 se avivó cuando la magistrada Alba Luz Ramos, Presidenta de la Corte Suprema de Justicia, reveló que hay funcionarios de ese poder del Estado que “han estado incitando para que se promueva la inconstitucionalidad de la Ley 779”, y detalló que son “compañeros” miembros de la Sala Constitucional, quienes deben ser recusados, porque ya se pronunciaron” en contra de la misma.

Entre los recurrentes contra la Ley 779 se cuentan iglesias evangélicas y asociaciones de hombres que defienden sus derechos.

Monseñor Silvio Fonseca, Vicario Pastoral de la Familia en la Arquidiócesis de Managua, y uno de los más recios críticos de esta ley, ha dicho que “inclina la balanza hacia las mujeres y deja desprotegidos a los hombres”.

“Ahora una mujer que quiera vengarse de un hombre se puede agarrar de cualquier piropo, como de hecho ya ha sucedido, por eso esta ley está expuesta a la arbitrariedad”, dijo el prelado.