•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Obispo emérito de origen alemán, monseñor Bernardo Hombach, manifestó que ve “fuera de lugar” que le llamen “santo” al fallecido Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y considera que a veces se “aprovechan de los sentimientos religiosos del pueblo de Venezuela por motivos políticos”, en alusión a una capilla denominada “Santo Hugo Chávez del 23”, ubicada en un barrio pobre de Caracas.

También, el padre Erling Hernández explicó una serie de procedimientos que debe cumplir una persona “santa”, entre ellos que hayan pasado cinco años desde su muerte, además que el proceso lo tiene que iniciar un Obispo diocesano.

Monseñor Hombach, quien vivió cinco años en Venezuela antes de trasladarse a Nicaragua en 1987, opina que quienes llaman “santo” a Chávez son “grupos entusiastas” pero nada tienen que ver con la Iglesia.

“Uno puede demostrar que a una persona como Hugo Chávez uno la quería o que uno lo quiere, que uno ve en él un gran ejemplo, eso es una cosa; pero darle un grado religioso eso me parece un poco fuera de lugar, porque uno lo puede ver como un hombre que luchó por sus ideales, pero no dentro del contexto de la religión”, expresó el Obispo emérito.

“Capilla del santo Chávez”

La semana pasada se conoció la noticia de que en un barrio pobre de Caracas, Venezuela, llamado “23 de Enero”, los pobladores ya han improvisado una capilla que titularon “Santo Hugo Chávez del 23”.

El barrio “23 de Enero” fue escenario donde el entonces comandante Chávez, del Batallón de Paracaidistas, realizó su fallido Golpe de Estado en 1992. En este lugar que ahora está adornado con flores, velas y un cuadro de Chávez, y que es visitado por miles de venezolanos, aún existen las barracas que utilizó el joven Chávez.

Iglesia de Venezuela se tiene que pronunciar

Monseñor Hombach también dijo que los líderes de la Iglesia local de Venezuela se tienen que pronunciar por este fenómeno.

Según Hombach, declarar “santo” a una persona es un reconocimiento por ser “gran ejemplo de fe en Dios y de amor al prójimo” y enfatizó que para eso se requiere de “un proceso largo”.

“Hay dos etapas en la beatificación: la primera es llamarlo beato y el último proceso es llamarlo santo, es una diferencia de grado, pero por otro lado, esto es para la preparación del pueblo creyente, pero a la persona como tal no le quita o no le añade méritos, más bien es un reconocimiento en el mundo”, agregó.

Asimismo, el padre Erling Hernández expresó que la Iglesia Católica tiene fundamentado el proceso para nombrar “santo” a un persona en el Derecho Canónico, y uno de los requisitos es que tienen que haber pasado cinco años después de su muerte.

Prueba de santidad son tres milagros

Para declara santo a una persona, la Iglesia pide prueba de tres milagros que se le atribuyan a esta persona, en el lugar donde vivía o donde hizo sus obras.

El padre Erling Hernández insistió en que una persona candidata a la santidad, tuvo que haber vivido una vida ejemplar, vinculada a la Iglesia, practicando los consejos evangélicos de servicio a los demás y comunión con Dios, según lo que testifiquen quienes le conocieron en vida.

Hugo Chávez Frías murió de cáncer el 5 de marzo del 2013, luego de varios años de tratamiento en Cuba. Cientos de miles de venezolanos y la cúpula del gobierno le rindieron homenaje por su muerte.