elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los gobiernos de América Latina aguardan con expectación, y en algunos casos también con preocupación, el resultado de las próximas elecciones presidenciales en Venezuela.

Gane quien gane el 14 de abril, ya sea el chavista Nicolás Maduro o el opositor Henrique Capriles, la falta de Chávez, fallecido el 5 de marzo pasado, cambia el panorama geopolítico latinoamericano.

Chávez, ayudado por la riqueza petrolera de su país, impulsó la creación de organismos de integración, como la Unión de Naciones Sudamericanas y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, y una alianza bolivariana contra el “imperio”, el ALBA, en los que tuvo un papel dominante.

También creó Petrocaribe, un programa de suministro de petróleo a países caribeños y centroamericanos en condiciones benévolas, y financió desde un hospital oncológico en Uruguay, hasta el tendido de fibra óptica desde Venezuela hasta Cuba.

Según la oposición venezolana, “regaló” casi 170,000 millones de dólares a otros países.

Ayuda venezolana en la región

Aún con Maduro al mando, la situación económica venezolana, con alta inflación y una reciente devaluación de la moneda, puede obligarle a ser menos generoso que su antecesor.

Maduro ha prometido una “unión eterna” con Cuba y se entiende un compromiso de mantener el envío de 100,000 barriles diarios de petróleo a la isla.

Capriles, en cambio, afirma que no regalará “ni una gota más” de petróleo a otros países.

Apoyo de US$500 millones para Nicaragua

Pero Cuba no es el único país que se juega algo en estas elecciones, además obviamente de Venezuela.

Nicaragua recibe de la cooperación venezolana unos 500 millones de dólares anuales, que no están contabilizados en el presupuesto del Estado.

La cifra recibida desde 2007, cuando Daniel Ortega asumió la Presidencia, hasta el primer semestre de 2012, es de 2,599.4 millones de dólares, según datos oficiales.