•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El que la Corte Centroamericana de Justicia, CCJ, nacida en 1907, sea el primer tribunal de justicia en el mundo; y el que fuera también el primer tribunal que permitiera a los ciudadanos particulares demandar a los Estados, son los principales aportes que este órgano de justicia centroamericano ha hecho al Derecho Internacional y al Derecho Comunitario, dijo el magistrado salvadoreño Alejandro Gómez Vides, quien plasmó los aportes de este órgano en un libro que presentó la noche del lunes.

“Aportes significativos de la Corte Centroamericana de Justicia al Derecho Internacional y al Derecho Comunitario”, se llama el libro, el cual fue presentado en la Universidad Centroamericana, UCA, por el magistrado salvadoreño de la CCJ, Alejandro Gómez Vides, ante un auditorio bastante considerable.

Orígenes de la integración

Según el magistrado Gómez, en su obra se destacan los orígenes de la integración centroamericana, recapitulando primero el génesis de la Organización de Estados de Centroamérica (Odeca) y sus reformas; hasta tratar en un capítulo la creación de la CCJ que se constituyó posteriormente a la Corte de Justicia Centroamericana, CJC, mejor conocida como Corte de Cartago, que en la historia de los países del mundo fue la primera Corte de justicia del mundo.

Uno de los principales logros que en materia comunitaria ha aportado la CCJ, según explica Gómez en su libro, es que este órgano revolucionó lo que en el Derecho Internacional se venía practicando, que solo los Estados eran vistos como únicos sujetos de Derecho.

La CJC, antecesora de la CCJ, cambió este quehacer en el Derecho Internacional y desarrolló competencias para conocer casos de particulares en demandas contra sus gobiernos, es decir contra los Estados mismos pertenecientes a este tribunal centroamericano.

 

Será referencia

El magistrado Alejandro Gómez Vides considera que su libro será de referencia para los estudiosos del Derecho Comunitario. Para los universitarios y los profesores. “Aquí (en el libro) hay bastante doctrina, bastante jurisprudencia, y hay varios datos históricos que no son muy conocidos”, dijo.

Gómez, quien se desempeñó como presidente de la CCJ en 2010, es miembro de este órgano de justicia desde hace 7 años, y para realizar su libro consultó a varios autores centroamericanos expertos en Derecho Internacional, como Mauricio Herdocia, Orlando Guerrero Mayorga, César Salazar de El Salvador, Roberto Cáceres de Honduras y también autores europeos.