•  |
  •  |
  • END

La guía “Paso a Paso” que orienta el funcionamiento de la Junta Receptora de Votos, JRV, el día de las elecciones, establece varias normas que violan la Ley Electoral, entre ellas; la transmisión de los resultados con el acta original y no con una copia, como está establecido, además, revela la presencia de tres policías electorales en cada mesa cuando tradicionalmente es uno, se quejó ayer el Partido Liberal Constitucionalista.

Para el PLC, estas “anomalías” abren demasiadas oportunidades para un fraude electoral.

Alejandro Samaniego, fiscal nacional de este partido, consideró además que es “ilegal la restricción del artículo 41 de la Ley Electoral”, con el que se permite votar si no aparece en el padrón electoral pero si la dirección en su cédula es de la circunscripción de la JRV.


El acta original
En el caso de la transmisión de los datos “es grave”, pues de hacerse con el acta original significaría romper el paquete electoral, y crea desconfianza ya que dicho paquete solamente se abre en caso de un recuento voto por voto.

Samaniego además mostró su temor a que el partido gobernante, que es el que tendrá la potestad de poner los policías electorales, mueva gente de un municipio a otro a través de esta figura.

“Hay municipios que se pierden por 30, 50 u 80 votos, cabeceras departamentales con pocos márgenes, incluso, si hay un municipio con 100 JRV significa que podrían ser 300 personas ajenas a esa circunscripción y eso da vuelta a los resultados”, explicó Samaniego.


¿Para qué tanto policía electoral?
Adicionalmente en la guía se establece que uno de los tres policías electorales estará dentro de la JRV lo cual lo prohíbe tajantemente la Ley Electoral. Los otros dos deberán ordenar las filas, lo que significa que su rol sería insignificante pues en ocasiones anteriores un solo policía ha hecho bien el trabajo.

La aplicación del artículo 41 estará limitada a la revisión en una lista paralela para comprobar que no ha hecho cambio de domicilio. Pero en este caso así ha funcionado desde las elecciones municipales de 2004.

Por otro lado, Samaniego denunció que tres mil de sus correligionarios fueron excluidos del padrón electoral de los departamentos de Nueva Segovia y Madriz.


“Orientadora”

La controversial guía además de las disposiciones al margen de la Ley, es “orientadora” pues en su portada trae un trazado de líneas hacia una de las casillas de la boleta y por “casualidad” centra la atención sobre el número dos. La guía será uno de los documentos que estarán dentro de los recintos de votación, pues es parte del paquete electoral.