•   Londres, Reino Unido  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La organización Amnistía Internacional (AI) reconoce en su informe anual los progresos en América Latina en materia de derechos humanos, si bien alerta de los casos de violencia hacia las mujeres y la lucha de las poblaciones indígenas.

En su documento titulado “El estado de los derechos humanos en el mundo”, AI afirma que los procesos judiciales en Argentina, Brasil, Guatemala y Uruguay, por violaciones cometidas durante los pasados regímenes militares han supuesto un importante avance.

No obstante, la organización proderechos humanos, con sede en Londres, afirma que en algunos países la situación es difícil, y pone el ejemplo de Haití, donde aún está estancado el proceso judicial contra el expresidente Jean-Claude Duvalier.

La directora del Programa para América de AI, Guadalupe Marengo, dijo a Efe que en la región persisten “problemas crónicos”, pues siguen los ataques a “periodistas, hay violencia contra mujeres y niñas, además de la discriminación hacia los más vulnerables, sobre todo a personas con pocos recursos o los indígenas”.

“La tortura y el maltrato siguen siendo una problemática y no hay una voluntad política de atacarla”, añadió.

Entre otras cosas, AI afirma que hay poblaciones indígenas que aún siguen luchando por sus derechos sobre la tierra, aunque recuerda que en junio del año pasado la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió un dictamen a favor de los indígenas Sarayaku en Ecuador.

La prohibición del aborto

Para AI, la violencia contra mujeres y niñas continúa siendo un problema, y en muchas naciones se les niega el aborto.

En países como Chile, El Salvador, Nicaragua y República Dominicana, mujeres y niñas que quedaron embarazadas tras ser violadas no tuvieron acceso al aborto, aun en casos en los que sus vidas corrían peligro si continuaban con la gestación.

El impacto por denegarles el aborto ha sido particularmente grave entre niñas y mujeres de grupos desfavorecidos, señala Amnistía.

En este sentido, Marengo dijo que AI tiene actualmente una campaña para mejorar los derechos reproductivos de las mujeres y los niños”, y recordó el caso en El Salvador de una mujer embarazada, conocida como Beatriz, que tiene graves problemas de salud, y se retrasa la decisión judicial sobre si puede tener un aborto.

Por otro lado, la organización denuncia que los ataques contra periodistas y defensores de los derechos humanos continúan en algunos países de la región, y recuerda que muchos periodistas sufren un coste personal muy alto por denunciar abusos.

La Policía y las fuerzas de seguridad en varios países han cometido violaciones de los derechos humanos, con detenciones arbitrarias, torturas y desapariciones forzosas contra sospechosos de actividades delictivas.