•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Unión Demócrata Cristiana, UDC, ya agotó todos los procesos ante el Consejo Supremo Electoral en busca de revertir lo que llaman “despojo de su personalidad jurídica” y actualmente mantiene un recurso de amparo ante la Corte Suprema de Justicia, CSJ, por la vía del Tribunal de Apelaciones de Managua, TAM, que a estas alturas ya entró en un período de retardo de justicia por su falta de respuesta, expresó el diputado Agustín Jarquín Anaya.

Todo esto le hace pensar al diputado Jarquín Anaya que “evidentemente hay un interés para que la UDC salga de la vida pública”. Ayer, en conferencia de prensa, relató que agotadas todas las vías ante el CSE, se recurrió de amparo ante el TAM por varios casos.

Uno de los argumentos fue recusar al magistrado presidente del TAM, Gerardo Rodríguez Olivas, por emitir opinión política en el caso de la UDC, y el otro por la cancelación de la personalidad jurídica a la UDC, el pasado 16 de abril, según notificación del CSE.

Jarquín citó el artículo 33 del TAM, donde indica que esta instancia tiene que responder en tres días a los recursos recibidos, pero pasaron más de 10 días y la UDC no recibió respuesta, así que insistió el 14 de mayo con otro documento donde se denunció el retardo de justicia, sin embargo, pasó más tiempo y el día 28 de mayo llevaron un tercer documento pidiendo se superara la retardación de justicia.

“Si se nos cierran las puertas en el plano nacional, si así ocurriera, porque (aún) está pendiente un fallo de la CSJ, esto ya es ‘jurisprudencia’…”, afirmó el diputado, explicando que la posición del CSE ha sido reincidente, porque también le han cancelado la personalidad jurídica a otras organizaciones políticas.

Participar es un derecho

Aún así, y pese a los señalamientos contra el Consejo Supremo Electoral, CSE, por la supuesta falta de imparcialidad y las supuestas irregularidades en el proceso electoral y en el proceso de cedulación, Jarquín y los miembros directivos de la UDC están claros de querer participar en las próximas elecciones regionales que se realizarán en 2014.

“La insistencia de ellos de tratar de obstaculizar nuestra actividad política, el hecho de que insistan en despojarnos de nuestra personalidad jurídica no nos va a impedir actuar acá”, manifestó Jarquín.

También es de la idea de que “todos los espacios hay que ocuparlos y hacer la lucha”, porque participar en las elecciones “es un derecho de la gente”.

El Nuevo Diario intentó varias veces comunicarse con el director de Atención a Partidos Políticos, Julio Acuña, para conocer la reacción del CSE, pero este no contestó las llamadas a su celular.

 

Se integra a bancada del PLI

La Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, anunció ayer por la tarde que aprobó la integración del diputado Agustín Jarquín Anaya a esa agrupación legislativa, conformada antes por 24 diputados que llegaron al cargo a través de la Alianza Partido Liberal Independiente, PLI.

La adhesión del legislador democratacristiano a la BDN nace de una propuesta que él hiciera, donde se compromete a asumir una agenda parlamentaria común, que va desde la promoción, defensa y consolidación del Estado de Derecho, la institucionalidad nacional y el cumplimiento de la ley, la lucha contra el autoritarismo y el sectarismo partidario que deteriora las instituciones del país.

Luis Callejas, jefe de la BDN, anunció que en la próxima reunión de esta bancada parlamentaria se firmará un acuerdo político legislativo con Jarquín Anaya, donde formalmente se integraría como nuevo miembro de la Bancada Democrática Nicaragüense.

Agustín Jarquín Anaya fue electo diputado por el departamento de Managua en la casilla del FSLN, ya que la Unión Demócrata Cristiana, UDC, desde el año 2000 mantuvo una alianza con la Convergencia Nacional, hasta el año pasado que renunció a la misma y él se declaró diputado independiente.

En su momento Jarquín Anaya manifestó que su separación del FSLN se debió a una serie inconformidades e irregularidades que comete el gobierno.