•   Ocotal, Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A juicio oral y público —a realizarse el cinco de septiembre próximo—, remitió Marbelí Blandón Alfaro, Juez de Distrito Penal de Audiencias de Nueva Segovia, a los ciudadanos Alexander López Mejía y Santos Eusebio Mejía Mejía, oriundos de Mozonte, a quienes les imputan la autoría de “concurso real de delitos, homicidio en grado de frustración, lesiones, daños y portación ilegal de arma de fuego”, en perjuicio del diputado sandinista César Castellanos Matute.

A la acusación del Ministerio Público se ha adherido el acusador particular Gabriel Díaz, quien detalló que “hay muchas pruebas, testificales presentadas, que incluye prueba balística, de productos nitrados, inspección de vehículos que quedaron con orificios de balas, supuestamente disparadas por los acusados”, indicó.

Los disparos que fueron dirigidos contra el vehículo que conducía Castellanos Matute, con uno de ellos que cruzó por encima del volante, se suscitaron la noche del 04 de noviembre de 2012, entre una trifulca de violencia campal en la comarca El Yaraje, jurisdicción de Mozonte, porque una de las partes contendientes en la elección, habría retenido las urnas de votación.

En esa ocasión, el legislador calificó de “atentado contra su persona” las detonaciones con armas de fuego contra su camioneta.

Díaz dijo que la sesión del miércoles último, citada por la juez Blandón Alfaro fue una sesión, donde se realizó la audiencia preliminar y la inicial, que implicó la presentación de la acusación y los elementos de prueba, al mismo tiempo la remisión de la causa a juicio.

No hay mediación

El acusador adelantó que no habrá mediación en el caso, porque se trata de “delitos graves” y será el tribunal de jurado que determine la inocencia o culpabilidad. Los acusados se presentaron voluntariamente a la citatoria y enfrentarán el proceso en libertad.

“Estoy contratado por el diputado (Castellanos Matute) hasta el final, soy un poder para acusar, y la dirección que llevo es someter esto a la justicia”, indicó. Dijo que los disparos contra el vehículo pusieron en riesgo la vida de su representado.

 

Defensa dispuesta a desvirtuar evidencias

Rommel Reyes, defensor de los dos imputados prometió que durante el proceso hasta el día del juicio desvirtuará las evidencias o las pruebas que tenga la Policía y el Ministerio Público, porque no hay pruebas contundentes o frescas, “un mejor testigo que haya estado en el lugar de los hechos, que haya mirado a mi defendido, pero no poner un testigo que no existe”, refutó.