•  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, llamó este martes a los diputados a aprobar una ley para la construcción de viviendas dignas para los más pobres con apoyo gubernamental.

Ortega acudió al Congreso para exponer la visión del Gobierno en torno a la "Ley de Vivienda Digna", que busca mejorar la situación habitacional del país con "una visión de interés social" y de largo plazo.

"Una vivienda de 15.000 dólares con un interés del 16% no es de interés social, sino una vivienda de mercado para gente con ingreso medio; pero los pobres no pueden acceder a ese tipo de viviendas ni con intereses del 3 al 5%", dijo Ortega.

La iniciativa de ley promovida en el Congreso por diputados sandinistas y el gobierno "tiene limitaciones; no es un proyecto ideal pero el país no tiene recursos, hay que buscarlos", dijo Ortega, quien confió en contar con el apoyo financiero de Venezuela para desarrollar el programa.

La ley que está en estudio de la comisión de infraestructura del Parlamento, impulsada por el Frente Sandinista y el Gobierno, promueve la construcción de viviendas con una superficie entre 36 y 60 m2 para sectores de escasos recursos.

La norma establecería la obligación del Estado de dar o aportar al esfuerzo de las familias de escasos recursos en la obtención de una vivienda.

Asimismo se gestionaría ante la banca la extensión de los plazos para adquisición de vivienda de entre 15 a 25 años y la reducción de los intereses de hasta un 6%.

El proyecto que tendría el respaldo de las otras fuerzas políticas en el Congreso encontraba algunas resistencias relativas a asignar al Instituto de la Vivienda Urbana y Rural la rectoría de la política nacional de vivienda extrayendo algunas facultades que competen a los gobiernos municipales.

Ortega también se mostró anuente a permitir el desarrollo de la industria de la construcción dirigida a un mercado con mayor capacidad de compra, pero aclaró que debe darse en forma ordenada y en un marco de respeto al medio ambiente y las fuentes de agua.