• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Wendy Drukier es relajada, alegre, con una hermosa sonrisa, y para ser de Canadá --donde los idiomas oficiales son francés e inglés--, habla muy bien el español. Así es la embajadora de Canadá para Nicaragua, Costa Rica y Honduras, quien asegura tener excelentes relaciones con Nicaragua y no puede decir cuál de estos es su país favorito.

Actualmente reside en Costa Rica, donde están sus oficinas principales. Tiene una maestría en Relaciones Internacionales, es politóloga, ha trabajado 16 años en misiones diplomáticas en otros países como Argentina, Colombia y Washington, y con la Organización de Estados Americanos, OEA.

En esta entrevista con El Nuevo Diario, destaca que en los últimos tres años la cooperación de Canadá ha sido entre US$18 y US$19 millones anuales, una suma “fuerte” para ser Nicaragua del nivel “B” de cooperación, y asegura que las compañías canadienses tienen más inversión en Nicaragua que cualquier otro país.

Cuando el Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, recibió sus cartas credenciales, invitó a su país a sumarse al desarrollo del proyecto del Canal Interoceánico.

¿Qué le parece la idea?

Es un gran proyecto, importante para el país, estamos a la espera de ver cómo anda eso, porque la concesión ya está fija, pero habrá otras oportunidades para otras compañías de otros países, entonces estamos a la espera de ver por dónde va el proyecto.

¿Pero estaría dispuesto Canadá a aportar a la creación de este canal?

Lo que entendimos es que no era para la construcción como tal, porque ya está la concesión, entonces lo que yo entendí del presidente y también del canciller es que era la infraestructura alrededor del canal como tal, pero el canal como tal (será) hasta que haya oportunidades para participar bajo el manejo de la compañía que tiene la concesión.

¿Qué es lo que más le interesa a Canadá de la relación diplomática con Nicaragua?

Yo diría que hay dos aspectos muy importantes de la relación: aparte de la relación diplomática normal, es que tenemos un programa de cooperación aquí bastante importante, que ha tenido mucho éxito en estos años, y con promedio de los últimos tres años han sido entre US$18 y US$19 millones anuales, entonces es importante para nosotros y estamos colaborando muy de cerca con el gobierno de Nicaragua.

Y además de eso, el comercio y la inversión. Nuestro comercio, solo entre 2011 y 2012 creció en 20%, y las compañías canadienses son las primeras inversionistas en Nicaragua. Tienen más inversión que cualquier otro país.

¿Cuál es el principal producto nicaragüense que le interesa a Canadá?

El primero es el oro, que viene de las dos minas que ya están funcionando de B2Gold, pero hay otros productos agropecuarios: hay café, hay especias, equipo electrónico, ropa nacional.

¿Y de Canadá para Nicaragua?

Hierro, maquinaria, fertilizantes, equipos electrónicos.

¿En los años que llevan cooperando con Nicaragua han notado avances, han logrado objetivos?

Nuestra cooperación se enfoca en dos temas, uno es desarrollo rural para la seguridad alimentaria, y eso incluye proyectos de productividad, proyectos de manejo de medio ambiente y electrificación rural para apoyar el desarrollo, entonces es allí que trabajamos en zonas rurales. En las zonas rurales trabajamos bastante para extender la red eléctrica en más lugares que ya han mejorado casi 100,000 personas que ahora tienen la electrificación que no tenía antes.

Hay fuerte cooperación

Canadá tiene identificados 20 países en el nivel “A” de prioridad para ofrecer cooperación, sin embargo, aunque Nicaragua está en el nivel “B” de países prioritarios, igual tiene una “fuerte cooperación”, asegura Wendy Drukier.

¿Cuáles son los parámetros que usan para destinar cooperación?

Tenemos A, B, C y cero, y Nicaragua está en el nivel “B”. Nicaragua no está entre los 20 prioritarios del nivel A, está dentro de un grupo mucho más amplio, donde tenemos una presencia significativa.

¿Qué implica ser nivel “B”?

Tenemos un programa que no es tan grande como en otros países, como es Haití, por ejemplo --donde tenemos un programa enorme--, pero igual en Nicaragua tenemos un programa importante. La cooperación que hemos tenido con Nicaragua ha sido exitosa.