• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente de la Unión Demócrata Cristiana, UDC, Agustín Jarquín Anaya, no acatará la resolución del Consejo Supremo Electoral, CSE, que cancela su credencial de diputado ante la Asamblea Nacional, y asegura que llegará con normalidad al parlamento para desempeñar su trabajo legislativo; en tanto la BDN dice que lo respaldará si es posible para que no lo saquen físicamente del edificio

“Sigo siendo diputado”, afirmó Jarquín, a la vez que citó una serie de argumentos constitucionales y de la Ley Electoral para insistir en que el CSE no tiene competencia para destituir a un legislador y aseguró que el único Poder del Estado que puede decidir sobre faltas definitivas es la Asamblea Nacional.

También cuestionó la cédula de notificación que envió el CSE para avisarle de su destitución, principalmente en la parte donde dice que “el cambiarse de bancada traiciona el mandato de sus electores” y en ese sentido Jarquín dijo que “los candidatos se deben a los electores, no a los partidos”, en alusión a que Jarquín fue electo bajo la alianza del partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN.

“No es defender el partido, es defender los intereses de la nación, de la gente, de la población, y así lo señala la Constitución de la República”, dijo Anaya, quien agregó que sigue siendo miembro de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN.