•  |
  •  |
  • END

El allanamiento contra el Centro de Investigaciones de la Comunicación (Cinco) y el Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM) por parte de la Fiscalía, “es violatorio de la Constitución Política de la República”, según manifestaron los analistas políticos Carlos Tünnermann, Cairo Manuel López y Sergio García Quintero.

“Los actos ocurridos violan todas nuestras disposiciones legales en lo penal y violentan flagrantemente a la Constitución Política”, expresó por su parte García Quintero.

La Fiscalía allanó las instalaciones del MAM y de Cinco el pasado viernes y sábado, respectivamente, pero sin poder explicar a los representantes de estas organizaciones el delito por el cual están siendo investigadas.

De Fiscalía a instrumento
Tünnermann y García condenaron el actuar de la Fiscalía, pues el primero señaló que ésta “se está transformando en una institución de persecución”; mientras que García aseguró que “se ha convertido en el principal instrumento del gobierno de Ortega para destruir con juicios falsos y tortuosos a cuanta persona, grupo o partido político que se le opone a sus designios dictatoriales”.

Por su parte, el también constitucionalista Cairo Manuel López, dijo que “es un hecho lamentable desde el punto de vista político y legal”, ya que no se está respetando el derecho a un juicio claro.

Anticonstitucional
Tünnermann hizo mención al artículo 26 numeral 4 de la Constitución Política referido a los derechos individuales, el cual dice que “toda persona tiene derecho a conocer toda información que sobre ella hayan registrado las autoridades estatales, así como el derecho de saber por qué y con qué finalidad tiene esa información”.

Y coincidió con García Quintero en que un allanamiento “sólo puede hacerse fuera del proceso y aun sin orden judicial, en el caso de que se esté cometiendo un delito ‘in fraganti’, que el delincuente vaya huyendo o se pida auxilio desde una morada”.

“(Entonces) para que este allanamiento hubiera sido legal, tendría que haber sido dentro de un proceso (judicial) ya en tramitación en un tribunal de lo penal, en el que el indiciado (acusado) ya sabe de qué delito se le está juzgando, ya se le permitió su intervención de ley y está haciendo uso de sus derechos en un legítimo proceso”, agregó García.

¿Actividad ilícita?
Respecto de la acusación de la Fiscalía en contra de dichos organismos por el supuesto delito de “actividades ilícitas”, Tünnermann destacó que “no existe delito si no está tipificado en el Código Penal”, y que una regla universal del derecho penal es que “no hay la categoría genérica de actos ilícitos”.

Así, García resaltó que “con actos como éstos, el gobierno se ubica no sólo frente a la Constitución, no sólo contra la Constitución, sino sobre la Constitución”.

Dictadura totalitaria
Tünnermann llamó a la sociedad civil y al pueblo en general a tomar conciencia sobre que “no están en juego sólo los derechos de los dirigentes del MAM y de Cinco, sino los de todos los nicaragüenses”.

En cambio, García Quintero dijo que “la ciudadanía debe darse cuenta de que estos actos constituyen demostraciones más que claras de que el Estado de Derecho ha desaparecido, y le corresponde defender palmo a palmo lo que aún pueda quedar como vestigio de la justicia y la ley”.

A juicio de Tünnermann, “esto va más allá de una dictadura institucional (sino que) va hacia una dictadura de tipo totalitaria”. “Lo que se está haciendo es ilegal y forma parte de las arbitrariedades e ilegalidades con que está actuando este gobierno dictatorial que preside, en primer lugar, Rosario Murillo, y en segundo lugar Daniel Ortega”, manifestó García Quintero.

Rechazo rotundo
Asimismo, la Red por la Democracia y el Desarrollo Local expresó su rechazo rotundo a “los atropellos” contra MAM, Cinco, la Coordinadora Civil, el Colectivo de Mujeres de Matagalpa, el Grupo Venancia y otras “(por) la clara manipulación de la justicia a través de la Fiscalía y el Ministerio de Gobernación”.

“Hacemos un llamado a las ciudadanas y ciudadanos nicaragüenses a no dejarse manipular, y a no permitir que se repitan los atropellos a los derechos humanos de libre asociación, libre expresión, libre pensamiento y crítica, y el derecho a la protesta, por lo cual se ha luchado y hemos derramado tanta sangre a lo largo de la historia de Nicaragua”, se lee en el pronunciamiento de dicha red.

Carlos Tünnermann expresó su solidaridad con los dirigentes de Cinco y del MAM, y con los periodistas Carlos Fernando Chamorro y Sofía Montenegro.