•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, descartó hoy cualquier posibilidad de diálogo con Nicaragua luego de que el presidente de ese país, Daniel Ortega, dijera que pretende "recuperar" la provincia costarricense de Guanacaste.

"No aceptamos hablar con Nicaragua de Guanacaste. Costa Rica no acepta que se cuestionen sus derechos absolutos sobre la provincia de Guanacaste", afirmó la mandataria en una declaración oficial tras una reunión con su canciller, Enrique Castillo, el embajador costarricense en Managua, Javier Sancho, y varios ministros.

San José anunció que la primera medida que tomó ante las declaraciones de Ortega fue enviar una nota formal de protesta, que entregó hoy al embajador nicaragüense en Costa Rica, Harold Rivas.

Además, llamó a su representante en Managua a consultas y lo mantendrá en Costa Rica por "tiempo indefinido, hasta ver cómo evoluciona la situación", según explicó Castillo.

El Gobierno costarricense también informará de lo sucedido al Secretario General de la Organización de Estados Americanos, OEA, al Secretario General de las Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad de ese organismo.

La presidenta calificó al Gobierno de Ortega como un "gobierno adversario de Costa Rica" y aseguró que las pretensiones del líder nicaragüense son "absurdas".

Los límites entre Costa Rica y Nicaragua quedaron establecidos en el tratado Cañas-Jerez, firmado en 1858, pero ambas naciones llevan años enfrentándose por disputas limítrofes.

Guanacaste, que abarca el 20% del territorio costarricense, es uno de los mayores atractivos turísticos de Costa Rica por sus playas y riquezas naturales y además es la cuna del folclor y la cultura del país.

Este territorio se anexó a Costa Rica en 1824, tras realizar cabildos en sus principales pueblos, y según historiadores locales antes de esa fecha no pertenecía a ningún país.