•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La modificación al artículo 46 y la adición a los artículos 30 y 32 de la Ley 779, que propuso hace un mes la Corte Suprema de Justicia, CSJ, ya cuenta en la Asamblea Nacional con un dictamen favorable y de mayoría, el cual fue firmado este jueves por los diputados miembros de la Comisión de Justicia y Asuntos de la Mujer de la Asamblea Nacional.

“Hay consenso de ambas comisiones de que permitamos la mediación en delitos leves, en el afán de buscar siempre el establecimiento de la armonía en los hogares. Hay que dejar claro que la mediación es voluntaria y no es obligatoria”, señaló el diputado Edwin Castro, vicepresidente de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional.

“Si la mujer con lesión leve quiere darse una oportunidad en su hogar, pues hay que dejarle ese derecho. Aunque sea un caso en 100, tiene el derecho esa mujer de restablecer su hogar, de buscar la reconciliación en su hogar. Para eso también se está poniendo que en los casos donde se permita la mediación exista un seguimiento psíquico social al agresor y la agredida para que esto se recomponga”, dijo Castro

Justicia restaurativa

El diputado añadió que la lógica que utilizó la Comisión de Justicia y de la Mujer para dictaminar favorablemente la reforma a ley, y principalmente para mandar al seguimiento psíquico social, está fundamentada en que “la justicia en Nicaragua es restaurativa y no vengativa”

Dijo que la mediación en la ley se va a aplicar para las lesiones leves, es decir, en lesiones donde el agresor no deja marcas de por vida ni temporales, y de igual manera se va a aplicar para la agresión psicológica leve, donde el agresor no deja secuelas ni la pérdida de los niveles de conducta de las mujeres que son víctimas de violencia.

Castro señaló que en la reforma sobresale el concepto de la familia y la unidad. “Aquí lo que prima es eliminar al agresor más que sancionarlo. Claro, al agresor hay que sancionarlo cuando hay que sancionarlo, pero el éxito está en disminuir la agresividad, en ir creando una cultura de paz y de reconciliación en la familia nicaragüense, y no venir con una ley únicamente de castigo”, expresó.

Jueces: “que mediación no sea obligada”

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Asuntos de la Mujer, la diputada Martha Marina González, reiteró que el dictamen de la reforma fue firmado por unanimidad, y lo que se manda a modificar es el artículo 46 de la ley para incorporar la figura de la mediación.

“Pero, además, aunque sean delitos leves la mujer no está obligada a mediar con su agresor, nadie la debe obligar, y el juez y quienes la acompañen deben estar atentos y claros de que la mujer no debe ir bajo ninguna presión, porque la mediación es voluntaria”, dijo la legisladora.

González aclaró que la figura de la mediación en el artículo 46 estará reglamentada porque no habrá mediación con reincidentes. Es decir, si hay un hombre agresor que quiere una mediación, pero no lleva la constancia de la autoridad correspondiente que le argumente que no se ha visto involucrado en este mismo delito, no tendrá mediación, dijo la diputada, quien recordó cómo la Ley 779 clasifica la violencia en las mujeres. Señaló que están las lesiones físicas muy graves, donde el agresor deja huellas imborrables de por vida; las graves, que son marcas temporales de violencia; y las leves donde el culpable no ocasiona marcas físicas, en esta última es que se permitirá la mediación.