•   San José  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) llamó a audiencias orales a Costa Rica y Nicaragua, del 7 al 14 de octubre, en relación con una ampliación de medidas cautelares solicitada por San José en el marco de un diferendo limítrofe, anunció ayer martes la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla.

En conferencia de prensa, Chinchilla calificó la convocatoria como “muy buena señal”, ya que su Gobierno planteó la solicitud hace apenas 15 días.

“Los equipos (de abogados de Costa Rica) trabajan muy bien para ir preparados a la audiencia”, comentó la mandataria en su cuenta en Twitter.

El 24 de septiembre, el Gobierno costarricense solicitó a la CIJ que amplíe medidas provisionales dictadas el 8 de marzo de 2011, en el marco del litigio por un pequeño territorio limítrofe conocido como Harbour Head o Isla Calero, en el litoral del Caribe.

Entre las medidas dictadas por el tribunal en esa ocasión figura una orden para ambos países de mantenerse fuera de la zona en litigio --unos 3 km2 de humedales-- e impedir el ingreso de personas, civiles o militares.

Sin embargo, Costa Rica se quejó de que supuestamente el Gobierno nicaragüense ha propiciado la excavación de canales artificiales a través de ese territorio, lo que fue negado rotundamente por el Gobierno de Managua.

Ellos sí quieren entrar

El canciller Enrique Castillo dijo a la prensa que, además de nuevas medidas cautelares, Costa Rica pedirá a la CIJ que autorice el ingreso a Harbourd Head de personal especializado con el fin de evaluar los supuestos daños ocasionados y tomar medidas para atenuarlos.

Harbour Head es un humedal de alto valor declarado de interés mundial por la Convención Ramsar (organismo internacional que promueve la preservación de los humedales) y, según las autoridades de San José, las incursiones nicaragüenses le han causado severos daños ambientales.

Las relaciones entre ambos países se han venido tensando desde octubre de 2010, cuando San José denunció que, supuestamente, Nicaragua había invadido territorio costarricense de Harbour Head e inició una campaña de desprestigio contra Nicaragua a nivel internacional en busca de apoyo, especialmente en el continente americano, la cual no ha tenido mucho eco.

Managua ha negado las acusaciones y afirma que dicho territorio le pertenece históricamente.