•   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El pasado “sandinista” y las inclinaciones “socialdemócratas” del favorito para ganar las elecciones a alcalde de Nueva York, el demócrata Bill de Blasio, son objeto de una fuerte polémica en la ciudad considerada como el corazón del capitalismo.

La controversia fue lanzada la semana pasada con un artículo del diario New York Times en la que se recordaba que De Blasio, de 52 años, fue un “joven de izquierda” admirador de la revolución lanzada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, nicaragüense que en 1979 derrocó al régimen dictatorial de Anastasio Somoza.

De Blasio, por entonces de 26 años, viajó incluso a Nicaragua en 1988 para ayudar a distribuir alimentos y medicinas, en medio de la lucha del FSLN con los “Contras” financiados por el gobierno estadounidense de Ronald Reagan, según ese artículo, cuyas informaciones no fueron desmentidas por el implicado.

Estas revelaciones sobre su cercanía con los movimientos revolucionarios de izquierda, sumadas a sus fuertes posicionamientos en contra de las desigualdades, dieron lugar a ataques inmediatos de su rival republicano, Joe Lhota, así como de medios identificados con la derecha.

“La estrategia de De Blasio de lucha de clases en la ciudad de Nueva York sale directamente del manual marxista. Ahora sabemos por qué”, denunció Lhota, exigiendo al demócrata “explicarse ante los cientos de miles de neoyorquinos que escaparon de la tiranía marxista en Asia, América Central y el Este de Europa detrás de la Cortina de Hierro”.

De Blasio ha basado su campaña presentándose como el candidato opositor a las políticas que califica de “elitistas” del actual alcalde Michael Bloomberg, un independiente de pasado republicano que dejará el cargo a fines de diciembre tras doce años y tres mandatos.

De Blasio, que ganó con comodidad y en primera vuelta las primarias demócratas del 10 de septiembre, lidera con gran ventaja la carrera para suceder a Bloomberg, con un 66% de intenciones de voto contra 25% de su rival, de acuerdo con los últimos sondeos.

“No fue un pecado de juventud”

Tras las acusaciones en su contra, De Blasio, lejos de negar su pasado, lo ha defendido.

“No, no fue un pecado de juventud. Estaba involucrado en un movimiento que pensaba tenía mucho sentido, y la razón por la cual estaba involucrado era a raíz de la política exterior de Estados Unidos”, señaló recientemente a la revista New Yorker.

“La política exterior de Estados Unidos había tomado una dirección profundamente mala: intervenir de manera equivocada en los asuntos de otras naciones; apoyar dictaduras y fuerzas negativas que no respetaban los valores de este país”, agregó, justificando así su decisión de “recolectar ayuda humanitaria y enviarla a organizaciones sin fines de lucro en Nicaragua”.

Admite simpatía

Si bien De Blasio admitió que sentía una “cierta admiración por los sandinistas”, también dijo que tenía una “inmensa crítica” por la revolución.

“Soy un progresista que cree en un enfoque activista respecto del gobierno. Pueden llamarlo como demonios quieran”, insistió sin embargo, al referirse a sus posicionamientos actuales.

Justamente uno de los líderes de la revolución sandinista, Daniel Ortega, es el actual presidente de Nicaragua, tras haber ganado las elecciones de 2007 y resultar reelecto para un segundo mandato en 2011.

El último en salir a criticar a De Blasio fue el exalcalde Rudolph Giuliani, antecesor de Bloomberg e impulsor de la política de “mano dura” para reducir el crimen en Nueva York, quien acusó el martes al candidato demócrata de tener una “ideología anti-policía”.