•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Costa Rica aseguró su disposición a dialogar con Nicaragua sobre un diferendo limítrofe, por el cual la Corte Internacional de Justicia de La Haya, CIJ, convocó a ambos países a una audiencia del 14 al 17 de octubre.

"Costa Rica reitera su disposición de dialogar, en tanto que Nicaragua retire su personal y maquinaria de la zona de Isla Portillos, que la CIJ, ordenó despejar", afirmó el canciller Enrique Castillo según un comunicado que trascendió hoy en los medios de prensa.

La CIJ, que estudia una disputa por Harbour Head o Isla Calero, un pequeño territorio fronterizo, de unos 3 km2, ordenó el 8 de marzo de 2011 que ambos países despejen la zona, mientras analiza el caso y dicta un fallo.

El gobierno costarricense, sin embargo, ha dicho insistentemente que el gobierno de Nicaragua alienta el ingreso supuestamente de grupos de activistas que le son afines y, más recientemente, denunció que maquinaria nicaragüense abrió dos canales artificiales, provocando un grave daño ambiental en la zona, que es un humedal protegido.

Nicaragua ha rechazado estas acusaciones, que atribuye a una "campaña" de desprestigio en su contra por parte del gobierno de San José.

A raíz de este último incidente, Costa Rica pidió a la CIJ que dicte nuevas medidas cautelares, para lo cual la Corte convocó a la audiencia.

La Cancillería confirmó que la audiencia es entre el 14 y el 17 de octubre, pese a que previamente se había informado que sería del 7 al 14.

El canciller costarricense agregó que Costa Rica está dispuesta, incluso, a reabrir el diálogo, actualmente suspendido "sobre todos los asuntos de la agenda bilateral".

Sin embargo, "Nicaragua tiene que comprometerse a que ninguna otra persona, aún civiles, permanezcan en la mencionada zona, y tiene que comprometerse a no realizar ninguna otra acción que agrave la disputa", afirmó.

Castillo dijo compartir la opinión expresada recientemente por un vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, quien dijo que las tensiones entre Costa Rica y Nicaragua son "preocupantes".

"Recibimos este mensaje de la diplomacia estadounidense como una señal potente y una alerta. Continuaremos con nuestras única armas, la diplomacia y el derecho internacional, exponiendo al mundo la agresión del Gobierno de Nicaragua contra una democracia desarmada", expresó el jefe diplomático.